Pacientes a merced de mercaderes

31

El país debe estar claro de que en torno al Seguro Familiar de Salud hay un conflicto de intereses económicos entre los prestadores de servicios y las intermediarias.

En ese pleito no hay, en lo absoluto, interés por los pacientes, que en verdad son clientes tanto para unos como para los otros.

Los prestadores de servicios, entiéndase médicos, clínicas y laboratorios, luchan por una mayor tajada del negocio en el que se ha convertido la salud.

En cambio, las ARS también buscan mayores niveles de rentabilidad por su acción de administrar los riesgos financieros del Seguro Familiar de Salud.

El paciente y sus patronos tienen que pagar por la seguridad social a un sistema que se ha pervertido. Solo el Seguro Familiar de Salud, incluyendo el odioso “copago”, consume cerca del dos por ciento del producto interno bruto, cantidad similar a la que se dedica al sector salud en el Presupuesto General del Estado.

Esos fondos han generado un apetito rentista a prestadores de servicios e intermediarios, olvidando que ese sistema no se creó para llenar sus bolsillos, sino para garantizar servicios de salud a la población.

Esas luchas de intereses ataca directamente al paciente, que ahora corre el riesgo de tener que aumentar su gasto de bolsillo,
Médicos y clínicas han decidido “boicotear” de manera sorpresiva a las ARS en reclamo de que les paguen mejor por sus procedimientos y el “castigo” es ahorrarles a esas empresas el tener que pagar por los servicios que reciben sus afiliados, los cuales tendrán que pagarles ellos a los prestadores de servicios.

Definitivamente los pacientes, mejor dicho clientes, están a merced de mercaderes.

-- publicidad --