Museología nacional (5 de 6)

Museología nacional  (5 de 6)

Wilfredo Mora

5.- Museo de Arte Moderno. Los museos constituyen una institución innegable en el arte contemporáneo. Hay museos de arte que son espectaculares desde su exterior e interior, como el Museo del Prado, o el MOMA (Nueva York), que “se ha convertido por méritos propios en el museo de arte moderno más importante del mundo”.

El nuestro, entretanto, sin tener un pasado que contar desde que fue creado como museo público de arte moderno, no es una continuación del arte histórico, de acuerdo al patrimonio histórico-artístico de la nación.

La Galería de Arte Moderno se crea en 1976, y se convierte en Museo de Arte Moderno, en 1992. Eso corrobora que la década de los 70 fue cuando surgieron todos nuestros museos, o casi todos.

Esta conversión debe significar que el Estado asume un nuevo papel o tutela respecto del artista, mejorar su política cultural del arte, para los que representan el vigor y la creación de la sociedad, o algo similar.

El edificio del Museo fue levantado por el arquitecto dominicano José Miniño, que escogió la arquitectura brutalista, según el movimiento artístico creado por los arquitectos suizos Le Corbusier y Eero Saarinen, por eso tiene una vista de hormigón.

En el interior, los visitantes pueden conocer las obras de artistas nacionales y también internacionales, pueden disfrutar exposiciones de pintura, escultura, dibujos, grabados y fotografía. Hay una biblioteca, que pueden usar tanto los artistas como los estudiantes, una tienda que tiene a la venta suvenires, libros y revistas de arte.

Está el Auditorio para sus actividades de intercambio cultural, y para otros usos, como el ofrecer talleres, seminarios y conferencias, entre otras actividades que se llevan a cabo.

Hoy en día, a casi 50 años de su fundación, consideramos que esta institución museística posee el mayor arsenal de objetos del patrimonio público de las artes visuales más importantes del país; si los resultados del Museo no son halagüeños, eso es debido a que el lugar del arte se volvió incierto para nosotros, al no adaptarse a los cambios de la sociedad, al no auxiliarse con reglas para la práctica del coleccionismo, las agrupaciones y asociaciones de artistas, que define con mayor amplitud la relación de los artistas con el Estado, que atiende el museo, donde se admiten sus obras. Porque desde allí es donde se eleva el valor material de las artes visuales.

En fin, la función de un Museo de Arte Moderno es “reflejar el sentimiento de desarraigo”, que pudo ocurrir en nuestra historia, o de “un proceso de modernización” y de “aferramiento” de nuestra cultura política o social a través de la pintura o la escultura.

También es una actitud abierta de amparo de los artistas, que sabemos no surgen de las clases sociales pudientes, sino paradójicamente de las humildes capas sociales.

Todos a apoyar la reapertura del Museo de Arte Moderno, cerrado desde 2017 y apenas unos meses ha sido restaurado y abierto sus puertas al público. De inmediato nos presenta su 29 Bienal Nacional de Artes Visuales, para el período junio-diciembre, a inaugurarse el 19 de agosto de este año.



Avatar

Wilfredo Mora

Noticias Relacionadas