Mujeres son más propensas a sufrir males cardiovasculares

0
11

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en las mujeres a nivel mundial.
Históricamente, la enfermedad coronaria fue considerada de hombres y la salud de la mujer se conceptualizó en términos de “enfermedades del bikini”, enfocándose especialmente en las mamas y el aparato reproductivo.

Sin embargo, se debe dar una cuidadosa atención al manejo individual de los factores de riesgo antes de que aparezcan los síntomas clínicos de las enfermedades cardiovasculares en la mujer, así lo establecen las ginecólogas de los Centros de Diagnóstico, Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat), María del Pilar Vargas Porras y Albelys Reynoso Merán.

Ambas dicen que la mortalidad en la mujer no ha disminuido en la misma proporción en la que lo ha hecho en el hombre. A pesar de las impresionantes mejoras en la mortalidad cardiovascular en las últimas dos décadas, la cardiopatía isquémica sigue siendo poco estudiada, subdiagnosticada y subtratada en mujeres.

La influencia de la edad

La cardiopatía isquémica afecta más frecuentemente a las mujeres postmenopáusicas. Sin embargo, las mujeres jóvenes (entre 40 y 49 años) presentan peores perfiles de factores de riesgo, mayor mortalidad, mayores hospitalizaciones y tienen dos veces más rehospitalizaciones.

Según estadísticas, la cardiopatía isquémica o infarto agudo de miocardio, afecta a 6,6 millones de mujeres estadounidenses anualmente y sigue siendo la principal amenaza de morbilidad y mortalidad en ellas.

“La prevalencia de infarto de miocardio y la muerte súbita son más altas en mujeres negras que en todos los otros grupos raciales y étnicos de mujer.

Las mujeres negras y las hispanas tienen mayor comorbilidad: diabetes mellitus, insuficiencia cardiaca y obesidad”, asegura Vargas.

Hipertensión arterial

Señalan que el tabaquismo, hipertensión arterial, dislipidemia, diabetes, estilo de vida sedentaria, obesidad, desconocimiento de la enfermedad, son factores de riesgo importantes.

De particular importancia para las mujeres adultas mayores es la hipertensión sistólica aislada, que se estima afecta al 30% de las mujeres mayores de 65 años. Reynoso dice que el aumento del colesterol total y de la lipoproteína de baja densidad (LDL) es un importante factor de riesgo también en las mujeres.

“Los niveles bajos de la lipoproteína de alta densidad (HDL) son predictores de enfermedad coronaria en la mujer y parecen ser un fuerte factor de riesgo para las mayores de 65 años, más que para los hombres de igual edad”, dijo.

La diabetes incrementa el riesgo de enfermedad coronaria entre 3 y 7 veces, mientras que en los hombres lo incrementa de 2 a 3 veces, debido a un efecto deletéreo que tiene la enfermedad sobre los lípidos y la presión arterial en la mujer.

Tasas de complicación son más altas mujeres

Pronóstico.

Las especialistas afirman que las tasas de complicación después de un infarto agudo de miocardio son más altas en mujeres que en hombres.

Agregan: “A pesar de las tasas de éxito similares con el tratamiento, las mujeres con IAM son más propensas a sufrir complicaciones he morrágicas, que a menudo son secundarias, a las terapias farmacológicas o procedimientos invasivos”.

Las complicaciones mecánicas y la insuficiencia cardíaca son más probables de desarrollar en mujeres, y las arritmias ventriculares se producen a tasas similares en ambos sexos después de un IAM.

Consecuencias perjudiciales

La enfermedad coronaria en la mujer ayuda a entender los síntomas “atípicos” y diferentes a los que presentan los hombres.

Las consecuencias perjudiciales para las mujeres son diagnósticos erróneos, revascularización tardía y mayores tasas de mortalidad por IAM. Asimismo, se debe prestar atención al cansancio, náuseas, fatiga, palpitaciones, disnea y al dolor no asociado a esfuerzo.

La enfermedad cardiovascular de la mujer, especialmente en la posmenopausia, debe ser sospechada y tratada a tiempo, sin embargo, para que ello ocurra, se requiere de mayor educación y toma de conciencia de la enfermedad.

Cuando llega la menopausia

La menopausia marca el inicio de una serie de cambios físicos, hormonales y reproductivos y de la incidencia de enfermedades isquémicas del corazón.

La pérdida de los estrógenos naturales puede contribuir al incremento de riesgo luego de la menopausia.

La galena insiste en que existen evidencias que las mujeres que tuvieron una menopausia temprana o quirúrgica presentan un riesgo incrementado para enfermedad coronaria.

-- publicidad --