Lunes, 16 de septiembre, 2019 | 4:37 pm

Milagro en Dajabón



Cuando fui reportero, desde 1977, he recorrido varias veces nuestra frontera occidental. La miseria chilla. Antes desentonaba menos con el resto del país, pero ahora… Las provincias fronterizas se han ido despoblando.

El contrabando humano, de drogas, armas y mercancías ha sido rampante y notoriamente tolerado por autoridades que lucen cómplices. Una ley para exonerar impuestos dizque para atraer inversión sólo ha motivado dos o tres industrias que compiten deslealmente con similares en la capital y Santiago.

Pero en un punto de la frontera, entre Dajabón y Ounaminthe, comenzó hace 16 años un milagro. La colaboración público-privada, la visión empresarial de Fernando Capellán y sus socios, el trabajo incesante aún cuando el sueño parecía tornarse en pesadilla, han resultado en CODEVI, el parque industrial de zona franca, donde 12,000 empleos formales han transformado ese remoto rincón del país. Al tener empleo, los haitianos no cruzan ilegalmente.

La mayor presencia de policía y guardias propicia mejor seguridad. La prosperidad parece flotar en el esperanzador aire. ¿Qué esperamos para replicar tan exitoso proyecto?

José Báez Guerrero

Publicidad