Miércoles, 20 de febrero, 2019 | 11:25 pm

Maquillaje a la moneda nacional



Hace muchos años que los dominicanos dejaron de ver en la moneda nacional una fuerza real liberatoria para el pago de todas las obligaciones públicas y privadas.

Y sobre todo, si somos coherentes, dándoles seguimiento a los boletines y publicaciones que hace el Banco Central del país, donde se ve cómo el peso dominicano pierde gradualmente su poder adquisitivo ante la creciente cotización del dólar.

Más bien el Banco Central, de un tiempo a esta parte, se dedica a introducir arreglos cosméticos a la moneda dominicana, que en nada inciden en el valor intrínseco del peso dominicano.

Una última acción cosmética del organismo tiene que ver con la moneda de cinco pesos, la cual, a partir de mediados de este mes, circulará con la inscripción “Pesos dominicanos” al reverso y debajo del escudo de armas de la República.

En realidad, ¿qué esperamos del Banco Central y las autoridades monetarias del país? Un trabajo más digno de su condición. Que trabajen en políticas que impulsen con verdadera voluntad el poder adquisitivo del peso dominicano. Necesitamos una moneda más sólida.

Eso tendría más sentido que los simples e intrascendentes arreglos cosméticos, que de un tiempo a esta parte vienen introduciéndose en la moneda nacional de distintas denominaciones.