Sábado, 23 de marzo, 2019 | 12:10 am

Mafias se hacen más agresivas



El deporte profesional, en todos los niveles, se ha convertido en una verdadera mafia, que deja boquiabiertos a todos los que hace algún tiempo entendían que era una actividad donde no se podía llegar a los extremos actuales.
Todo es una verdadera podredumbre, que sale a relucir como el hoyo de un retrete cualquiera, totalmente repleto de inmundicia.

La revelación hecha ayer por un diario británico, de que Catar ofreció millones por “pipá” para obtener la sede del Mundial de Fútbol 2022, es solo una pequeña muestra de cómo se mueve ese mundo.

Este caso es apenas uno de los tantos que ya se han descubierto a la clara, y por lo que muchos dirigentes han sido condenados por la justicia estadounidense, mientras otros con suerte han podido escapar de sus garras.

Esa mafia era al parecer la práctica más común en el fútbol en todos sus estamentos, pero no se desesperen, que muy pronto esta podría aparecer en otros deportes, como el béisbol, la NBA y la NFL, entre otros, que han estado haciendo acuerdos con poderosas casas de apuestas de Las Vegas y Atlantic City.

Desde hace años se venía denunciando que el boxeo era la mayor cantera de mafiosos, pero ahora ese hábito se viene generalizando en todos los sectores donde se mueven millones.

Hace poco en España se descubrió a un poderoso grupo que tenía bajo control a tenistas profesionales que arreglaban partidos.

En otros casos se ha determinado que jueces en casi todas las disciplinas tampoco escapan al dictamen de sentencias anómalas.

Y que nadie dude que la situación se pondrá cada día más difícil de controlar, porque ahora los gobiernos en muchos países, incluso en República Dominicana, son propiciadores de la instalación de bancas de apuestas, todo por los montos multimillonarios que recaudan en impuestos.

Publicidad