Miércoles, 20 de febrero, 2019 | 2:10 am

Machado sigue “conversando”; ¿pararían los Padres a Tatis Jr.?



Manny Machado, es sin lugar a duda, uno de los peloteros que puede marcar la diferencia en la obtención de un título mundial para la organización que lo firme, pero creo que está perdiendo mucho tiempo en pactar su contrato, bajo el argumento de que debe hacerlo por 10 años.

Esos contratos de largo alcance, es decir, 10 años, mantienen “chivas” a las organizaciones, que por experiencia, propia o ajena, han visto que muchos de los resultados han sido sencillamente desastrosos.

Se comenta, nada confirmado, que los Medias Blancas le ofrecieron a Machado 250 millones por ocho años, una cifra que podría ser la mejor que se le ha presentado en sus conversaciones con varios equipos.

Digo que es sin confirmar, porque esas mismas fuentes anunciaron a Nelson Cruz pactando con un equipo, lo que finalmente era pura especulación.

Hay que recordarle a Machado que, en muchas ocasiones, cuando las negociaciones se prolongan demasiado se producen “devaluaciones” muy significativas.

Ahora bien, este jugador tampoco puede firmar por una suma por debajo de las expectativas, dado que será el eje central del equipo que lo contrate.

¿Pararía Moisés a Tatis Jr.?

Las “malas lenguas” ya comienzan a especular que es muy probable que Fernando Tatis Jr., quien es la máxima inspiración para que las Estrellas llegaran a su 17.ª serie final, podría ser detenido por los Padres de San Diego en caso de que se enfrente al Escogido..

Esa conjetura viene a colación porque Moisés Alou, actual asesor de los Leones, es asistente del gerente general de los Padres, por lo que podría influir en una decisión de esa naturaleza.

Además de que Fernando es uno de los jugadores de mayor cotización de esa organización.

Todo cae en el campo de la especulación, pero los fanáticos dominicanos, siempre buscándole la quinta pata al gato, se hacen esa pregunta insistentemente.

En caso hipotético de que se produzca la detención de Tatis sería una verdadera desgracia para las Estrellas Orientales.

Esperemos el tiempo, que es el mejor testigo, pero en este país nada debe sorprender.

Publicidad