Martes, 25 de junio, 2019 | 10:04 pm

Los medios no, monseñor



*Por Jesús Díaz
Con las declaraciones del Sermón de las Siete Palabras por parte de la iglesia católica y las declaraciones emitidas por monseñor  Francisco Ozoria, en un programa de televisión, se crisparon las relaciones de la iglesia con el gobierno. Usted habló claro, no hubo intermediarios ni interpretaciones; los elementos verbales y gestuales reforzaron su mensaje  indicando todos los detalles que quiso emitir.
Su pronunciamiento fue el siguiente: “Es muy lamentable, muy preocupante, a mí me preocupa mucho también porque está el tema de que tenemos una estructura, unos poderes del Estado, que no se respetan porque esos poderes debieran ser independientes y no lo son, se ve claro que no hay una independencia en los poderes del Estado, y caemos en algo tan fuerte (usted lo dijo Huchi Lora), es una dictadura, si no cambiamos, si no despertamos, vamos hacia ahí”. Esa fue su postura  al ser cuestionado sobre la amenaza de juicio a tres jueces del Tribunal Superior Electoral (TSE) por una sentencia sobre el PRD.
Si vemos y leemos de manera muy detenida, lo que usted dijo en medio de una entrevista fijó posición. Los medios no son insidiosos ante sus pronunciamientos, no fue sacado de contexto ni interpretado.
En perspectiva integral, la iglesia es una institución que usted representa y que tiene lineamientos que van apegados al poder hegemónico, la situación política actual ha creado una bruma y es entonces  donde se toma postura a favor o en contra del Poder, la oposición y la política nacional.
Fue en el mencionado  Sermón de las Siete Palabras, el Viernes Santo, donde la iglesia Católica fustigó al Estado y las intenciones “mezquinas” de perpetuarse en sus cargos sin importar que para lograrlo haya que pisotear una vez más la Constitución.
Es el discurso lo que desvela la franca naturaleza de los elementos verbales de su perspectiva, no son “medios de comunicación que quieren ponerlos a pelear”.
En sus declaraciones los católicos y no católicos nos sentimos representados, no nos defraude, todos tenemos responsabilidades colectivas e individuales.
jesus-diaz

Publicidad