Los cambios son necesarios - El Día Columnas

Los cambios son necesarios

Los cambios son necesarios

El sistema previsional dominicano es una de las transformaciones económica, política y social que aporta al mejoramiento de la calidad de vida, reducción de la pobreza y desigualdades, elevando el ahorro nacional.

La seguridad social es un derecho humano y constitucional, totalmente irrenunciable y blindado con garantías que exceden la protección en términos humanos, que cuenta con los elementos y herramientas legales, administrativos y operativos suficientes para su efectivo ejercicio.

En nuestro país, la promulgación de la ley Núm. 87-01 da vida a una alternativa innovadora de pensiones concebida sobre la base de experiencias internacionales, que incorpora la administración de fondos de forma individual, centraliza el proceso de recaudo y pago, a la vez que se dispone de sistemas de supervisión y fiscalización oportunos basados en riesgo.

Contrario a las expectativas de satisfacción y conformidad, existen variables y condiciones que provocan que este esquema de protección previsional sea foco constante de cuestionamientos masivos de la población que aduce que no está protegida o que los beneficios son insuficientes, por lo que necesitamos una serie de cambios para lograr mejores pensiones y pensiones para todos, entre las que podrían considerare:

1. Garantía de prestación básica, que podría lograrse con la revisión de requisitos de acceso al Fondo de Seguridad Social, reduciendo la edad y el número de cotizaciones exigidos.
2. Aumento edad de retiro de 60 a por lo menos 65 años, que podría ser gradual. Los trabajadores acumularán más dinero y se garantizará el pago de las pensiones por mayor tiempo.

3. Aumento gradual de los porcentajes de aportación al Sistema. Ese incremento podría acompañarse de: un salario mínimo cotizable de aportación , inclusión de rubros salariales (salario 13 y otras remuneraciones) y posible eliminación del tope salarial vigente.
4. Creación de incentivos: impositivos, uso anticipado de aportes voluntarios y beneficios complementarios.
5. Eliminación del régimen contributivo subsidiado y que todo trabajador con capacidad contributiva sea afiliado al régimen contributivo, previendo incentivos razonables para afiliación y pago de contribuciones.
6. Fomento de la educación previsional, mediante acciones formativas y sociales de diferentes niveles.

Las mejoras mínimas citadas están apoyadas en experiencias de otros sistemas de la región y no consideramos oportuno un cambio de modelo de protección y gestión previsional, por el contrario, entendemos que una vuelta al sistema de reparto debe contemplar una evaluación objetiva de ese régimen previsional: insostenibilidad, presión fiscal, ineficiencia en entrega de las pensiones, discrecionalidad, bajo impacto económico y de desarrollo nacional.

Las condiciones descritas y los reclamos conocidos y reiterados nos muestran que no podemos seguir postergando la revisión de variables, situaciones y disposiciones legales que afectan nuestro sistema de pensiones, por lo que es momento de aprovechar esta oportunidad para continuar el debate y presentar propuestas responsables que aseguren más y mejores pensiones.

*Por Leymi Lora Córdova
Experta en Seguridad Social



Avatar

El Día

Etiquetas