Las lesiones de Reyes tienen ‘atónitos’ Mets      

163

San Diego.-Mientras José Reyes se acerca a un regreso de su lesión en la corva izquierda, los Mets han comenzado a ponderar la mejor estrategia para evitar que el dominicano vuelva a lastimarse las piernas.

Reyes estuvo fildeando rodados y realizando prácticas de bateo el lunes en el complejo de entrenamientos del equipo en Port St. Lucie.

Pretende empezar a correr más adelante en esta semana. Aunque el torpedero no volverá a los Mets cuando esté elegible para ser activado el 23 de agosto, podría regresar a la acción poco después de eso.

Todo esto provoca la interrogante de cómo evitar que Reyes siga ingresando a la lista de lesionados con tanta frecuencia.

En su primer año como mánager de los Mets, Terry Collins cree que el problema es el ritmo tan frenético con el que juega el quisqueyano. Pero al no poder ni estar en disposición de pedirle a Reyes que modifique su estilo, Collins tiene previsto darle días de descanso… sí o sí. “Creo que juega tan duro todo el tiempo, y no se trata necesariamente de fatiga”, dijo Collins.

“Es que básicamente las piernas absorben el impacto de todos eso, así que tenemos que darle un descanso de vez en cuando”.

Aunque Collins había hablado de descansar a Reyes anteriormente en esta campaña, la verdad es que nunca lo hizo.

Una estadía en la lista especial de inactivos a fines de mayo le dio al dominicano un breve descanso, antes de que su primera vez en la lista de lesionados lo mantuviera fuera de acción durante tres semanas.

 Retorno no está claro

Pero si Reyes regresa a los Mets en  2012 -algo que no está claro, dada su condición de agente libre en el invierno- Collins planificará un plan rígido para darle descanso regular, aunque sea sólo una o dos veces por mes.

La meta es que Reyes juegue en más de 133 partidos por primera vez desde  2008.

“El año que viene, cuando esté en una de esas rachas de seis semanas en que nadie lo pudo poner out, va a tener que ser difícil para mí sacarlo”, dijo el capataz.

“Y tampoco se lo voy a preguntar, porque sé cuál será la respuesta. Va a ser ‘Voy a jugar. Déjame ahí’. Pero tenemos que ser lo suficientemente inteligentes como para hacer los ajustes”.

-- publicidad --