Viernes, 14 de junio, 2019 | 5:50 am

Las divertidas imágenes inspiradas por “el reto emoji” en las redes

_106308302_279-pai0616-chim


Internet, y las redes sociales en particular, a veces pueden parecer un lugar solitario y aislado.

La cultura de los influyentes está cambiando la forma en que pensamos sobre nosotros mismos y hasta se la ha culpado por el aumento de la ansiedad y los ataques de pánico.

Pero, de vez en cuando, las redes sociales pueden producir algo divertido, despreocupado y deliciosamente tonto, como el desafío emoji.

Es la moda viral en la que grupos de amigos recrean sus emojis favoritos en la vida real, con resultados cada vez más numerosos... y chistosos.

El reto realmente se disparó la última semana de marzo cuando la usuaria de Twitter Jeydah Weydah, de EE.UU., publicó una grabación de pantalla desde su teléfono móvil en la que mostraba a ella y a sus amigas recreando sus emojis favoritos usando solo sus caras (y algunos accesorios bien posicionados).

Reto emoji

“¡Hicimos el desafío de emoji en mi chat grupal!”, dijo Jeydah.

Reto emoji

El tweet fue retuiteado y recibió más de 800.000 me gusta en pocas horas.

¿Cómo se juega al desafío emoji?

En realidad es bastante simple.

Todo lo que necesitas es un grupo de amigos o familiares, algún tipo de aplicación de chat en grupo y sentido del humor.

Simplemente eliges un emoji e intentas recrearlo. Obviamente, cuanto más audaz y creativo seas, mejor.

Y una vez que hayas logrado imitar los emoticones básicos, como los rostros sorprendidos y descarados, es posible que desees pasar a lo realmente emocionante como montar a caballo y escalar montañas.

EmojisLa idea es empezar con emoticones simples y luego avanzar tratando de imitar en la realidad los más complejos.

Naturalmente, la gente se ha entusiasmado con la idea de compartir sus propios desafíos de emoji en línea.

Este hombre, por ejemplo, recrea espectacularmente el águila emoji.

Mientras que a éste lo inspiró la bailarina emoji.

Estas chicas realmente se comprometieron seriamente con el reto, recreando un cocodrilo, un delfín y una lagartija.

La historia

Por supuesto, este no es el primer desafío viral que ha producido internet.

¿Quién puede olvidar el desafío de la canela -en el que la gente se filmaba intentando tragarse una cucharada de canela sin tomar nada en 60 segundos- o el del maniquí -en el que la persona se quedaba totalmente quieta de repente mientras sonaba una música y el resto del mundo seguía moviéndose-?

Sin embargo, uno de los mayores desafíos virales de internet en los últimos años fue el masivo reto del balde de agua helada, que se destacó en 2014.

Cápsulas de detergente

Con participantes vertiendo agua helada sobre sus cabezas, terminó recaudando más de US$100 millones para la investigación en esclerosis lateral amiotrófica, y el dinero recaudado incluso ayudó a los científicos a descubrir un nuevo gen relacionado con la enfermedad.

Sin embargo, hay un lado más oscuro en estos desafíos, como vimos con el peligroso reto de los Tide pods, en el que mayoritariamente adolescentes comían cápsulas de detergente de lavar ropa de la marca Tide, que puede ser mortal si se ingiere.

La prehistoria

Las versiones antigua de estos fenómenos virales y compartidos en internet se remontan a los primeros días de la red mundial.

En ese entonces, los usuarios solían compartir correos electrónicos en cadena, como el “regalo” de Bill Gates, que circuló en 1997 asegurando que Microsoft y otras compañías estaban dando US$5.000 a los usuarios de Facebook que hicieran clic en un enlace para compartir.

En 1999, Microsoft se vio obligado a publicar un mensaje en su sitio web advirtiendo que era un fraude.

Antes de eso, en los días sin internet de los años 70 y 80, la gente compartía chistes, dibujos animados y memes tempranos por fax en lo que se conoce como “faxlore” o “photocopylore“.

Así que cuando te estés riendo con tus amigos haciendo el desafío de emoji, piensa en aquellos valientes desperdiciadores de tiempo de antaño que tenían que conformarse con máquinas de fax simples.

¡Unos verdaderos pioneros!