Las buenas noticias

75

Por segundo mes consecutivo el Banco Central ha dado a conocer el registro de cifras positivas del desempeño económico.

De acuerdo con información ofrecida el día 30 de marzo pasado, en febrero tuvimos un crecimiento de 1.1 por ciento; según la ofrecida el pasado miércoles, en marzo el crecimiento fue de 10.6 por ciento, números que le permiten a la autoridad monetaria redondear un 3.1 de crecimiento del PIB en el primer trimestre del año 2021.

Eso es bueno. Lo necesita la población y lo necesita la administración pública, que destinaba una millonada a socorrer a cientos de miles de familias y personas que se habían quedado en el aire tras la paralización impuesta con la cuarentena en marzo del año pasado.

Son números fríos, y serán muchos los que dirán, posiblemente con razón, que a las puertas de sus casas no ha llegado un centavo de este crecimiento económico.

Estas cifras se refieren a la macroeconomía, algo difícil de entender para el que tiene que vérselas con la economía pequeña de su bolsillo, con los precios en el colmado de la esquina y con el crédito del marchante, pero a su momento se verá la utilidad de contar con un marco económico vigoroso, de números positivos.

La vuelta al crecimiento sostenido trae consigo la garantía de ingresos para quienes han conservado sus puestos de trabajo a lo largo de este período especial, la de volver pronto al trajín para los más de 300 mil suspendidos y la esperanza de recuperarlos para quienes los consideran perdidos. La tarea del gobierno no es pequeña.

Mantener una dinamización creciente, vacunar a la población y convencerla de que mantenga un nivel aceptable de disciplina social, es más fácil decirlo que lograrlo.
La suerte está echada.

-- publicidad --