La paridad euro-dólar: Algunos impactos en la economía dominicana

La paridad euro-dólar: Algunos impactos en la economía dominicana

La paridad euro-dólar: Algunos impactos en la economía dominicana

*Por Samuel Matos Emenegildo

Uno de los temas que más atención ha merecido en los últimos días es el relacionado a la relativa paridad que está teniendo lugar en las dos las monedas de mayor peso a nivel mundial: El dólar estadounidense, que representa alrededor del 60% de las reservas mundiales de divisas, y el euro, con aproximadamente un 20%. Ambas monedas, también son las más utilizadas en el comercio internacional, siendo el dólar estadounidense la más utilizada.

La República Dominicana es una economía muy dependiente de su sector externo, especialmente del comercio exterior que realiza con Estados Unidos (aproximadamente 51% de las exportaciones totales de República Dominicana en 2021) y los países de Europa (alrededor de un 18% de todas las exportaciones de nuestro país en 2021).

En términos turísticos, los estadounidenses representaron el 45% del total de turistas extranjeros no residentes al cierre de 2021, mientras que los europeos un 24%. Por tanto, cualquier variación en la cotización de las citadas monedas, tendrá, en mayor o menor medida, un determinado impacto en variables macroeconómicas de nuestro país.

Diversos factores económicos y políticos contribuyen a explicar esta reciente paridad. A grandes rasgos, estamos observando las primeras consecuencias del choque económico mundial del covid-19, sumado a la invasión rusa en Ucrania.

Antes de dicha invasión, es importante destacar que los precios de los diferentes tipos de petróleo comercializados a nivel internacional, venían ganando terreno durante el año 2021, presionando los diferentes precios a nivel mundial y explicando eficientemente los altos niveles de inflación que están teniendo lugar en todos los países.

En adición, la política monetaria que está siguiendo la Reserva Federal de Estados Unidos (FED por sus siglas en inglés) durante el presente 2022 es claramente restrictiva con la finalidad de disminuir la alta inflación, encareciendo el financiamiento y consumo.

En el caso del Banco Central Europeo (BCE), el manejo de las tasas de interés ha sido hacia la baja y desde la crisis financiera del año 2008, su política monetaria ha sido expansiva, promoviendo el consumo y el máximo empleo posible.

Sin embargo, en su reunión del pasado 21 de julio de 2022, el BCE aumentó sus tipos de interés en 50 puntos básicos (0.5%), abandonando oficialmente los tipos de interés negativos por primera vez desde 2014 con la finalidad inicial de afectar a la baja el nivel general de precios, cuya alza está golpeando las economías europeas, debido sobre todo a su dependencia energética de Rusia, especialmente en el caso de Alemania, principal economía de Europa.

Para la República Dominicana, una paridad dólar estadounidense y euro significa que a los europeos se les encarecerán las exportaciones procedentes de Estados Unidos de América y de todos los países cuyos bienes y servicios son transados en dólares estadounidenses (incluidos los paquetes turísticos ofrecidos en República Dominicana).

Asimismo, las perspectivas de mayores aumentos de tasa de interés por parte de la FED pueden significar en Estados Unidos de América, dentro de algunos meses, disminución del consumo, reducción de empleos y envío de remesas, lo que puede afectar la balanza de pagos de la República Dominicana, disminuyendo el ingreso de dólares provenientes de los principales mercados de exportación de nuestro país, como se explicó previamente.

Son choques externos que obligan a las presentes autoridades a mantener un monitoreo de la evolución de las monedas y el comercio mundial para realizar los ajustes necesarios, no olvidando que el objetivo central de toda política económica es el bienestar de todos los seres humanos.



El Día

Noticias Relacionadas