La mirada en Haití

58

 

El asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, se produjo en medio de una gran violencia por el control que bandas criminales tienen sobre su territorio.

También estaba en marcha un proceso de reformas políticas que incluye un proyecto de reforma constitucional que pretende cambiar hasta la forma de gobierno.

Como ocurre con mucha frecuencia, República Dominicana estaba dando unan importante colaboración a las autoridades haitianas en el proceso de organización de su reforma constitucional y las proyectadas elecciones.

Uno de los programas era el de facilitar que los haitianos residentes en la república dominicana obtuvieran sus cédulas haitianas para poder votar.

Al Gobierno dominicano le toca ahora observar con detenimiento el devenir de los acontecimientos en Haití y el compromiso que asuma la comunidad internacional.

Hasta a la colaboración hay que ponerle una mayor carga de prudencia pues está demostrado que en Haití hay sectores que no dejan ver con claridad sus verdaderas intenciones para con la República Dominicana.
Como suele pasar con demasiada frecuencia, con el cambio de un Presidente todo lo conversado con Haití y las negociaciones en progreso, se colocan en un punto muerto.
Por tanto, hay que observar lo que ocurra.

-- publicidad --