Miércoles, 21 de agosto, 2019 | 3:32 am

La historia de “Nano” o Danilo Medina contada por sus familiares

http://eldia.com.do/image/article/112/460x390/0/8882E1C8-383A-4308-A1A4-4558C2A6F484.jpeg


Arroyo Cano, San Juan.-Mientras todos los niños de Arroyo Cano, San Juan, jugaban y se peleaban entre sí, “Nano”, muy sosegado y con sus brazos cruzados, sólo observaba desde lejos.

“Lo suyo era estudiar y ayudar a sus padres en el trabajo de la agricultura”.

El el nuevo Presidnete, Danilo Medina, “Nano”, como le llamaban sus amiguitos de infancia, ‘fue un hombre serio desde el vientre de su madre’, cuentan quienes le conocen desde que nació.

60 años después, doña Josefa recuerda, lúcidamente, aquella noche del 10 noviembre de  1951 cuando Amelia Sánchez trajo al mundo a Danilo.   

Doña Josefa, de 84 años, vive justo al lado de la casa donde se crió Medina.

Ella se pone oronda cuando va hablar del  nuevo Presidente de la República.

“Ay mi hija, él es un hijo que yo cargué desde que tenía dos meses, él fue un hombre desde el vientre de su madre. Yo no he conocido otro como él”, dice    llena de orgullo.

Dedicado desde pequeño

Narra que desde que era pequeño Danilo fue un muchacho dedicado a sus estudios y muy respetuoso con las personas mayores.

A veces, dice, caminaba hasta siete kilómetros a pie cuando salía de la escuela   y llegaba “mojaito de sudor” a su  casa.

 Parecía un hombrecito

Entre sonrisas y anécdotas, doña Josefa cuenta que una vez su hijo y un hermano de Danilo “se vivían matando” con semillas de cajuil, y Medina, con menos de 10 años, buscó la solución para que eso terminara.

“Le dijo a su papá Juan Medina: ‘ papá vamos a evitar este problema  con estos dos muchachos’, y el papá le  preguntó,  y cómo, ‘yo le voy a decir, vamos a hacer un fogón y ahí las vamos a echar asar’ (semillas cajuil) y después que lo hicieron, cuando esos muchachos vieron esas semillas asá, dijeron, ay, ya nos quitaron los juegos”, cuenta mientras una carcajada sale de su boca.

Asegura que Danilo compartía todo con sus demás amiguitos de Arroyo Cano.

Doña Josefa casi no puede caminar por los achaques de los años, sin embargo, no olvida que Danilo no bailaba ni tomaba alcohol, “es más, yo creo que ni enamorase sabía”.

Sostiene que los Medina Sánchez es una familia de gente seria y honesta.

Bueno desde chiquito

Mindalia Sánchez, de 82 años, mejor conocida como Chapá, aprieta los puños y cierra sus ojos para asegurar lo bueno que es Danilo.

“Pero mija ese muchacho se me mió muchas veces encima, yo lo cargué desde chiquiningo, ese es un hombre serio y responsable”, dice.

Manifiesta que quien habla mal de Medina también lo hace de ella, “porque yo no permito que me digan nada malo de mi muchacho, que tanto quiero”.

Muy estudioso

Al igual que doña Josefa, “Chapᔠdice que el candidato presidencial del PLD es un hombre  que desde pequeño lo único que hacia era estudiar y trabajar con Juan y Amelia, sus padres.

Narra que desde que era un niño, Danilo Medina decía que él sería “alguien en la vida”.

 Se fue a la ciudad…

Antes de emigrar a la capital, Medina vivía en una casa hecha de block, madera y zinc.    

Tenía unos 12 años cuando decidió venir a la capital a terminar sus estudios.

Hoy es ingeniero químico y asume como Presidente de la República.