La educación como un motivo nacional

La educación como un motivo nacional

El interés demostrado en todo tiempo y lugar por los asuntos educativos, o relativos al sistema de la educación, es alentador, tanto si se trata del mal saber de los resultados de pruebas periódicas, como cuando tiene que ver con la enorme cantidad de dinero envuelta en su puesta en operación, de la calidad de los profesores o del ambiente en las escuelas.

Cuando se pensaba que las deficiencias en la educación pública tenían que ver con el bajo presupuesto destinado a su funcionamiento, en algún momento surgió la idea de que allí donde contaban con mejores resultados también tenían un mayor nivel de la inversión.

Y entonces surgieron las grandes jornadas para que se destinara más dinero para el sistema educativo, que todavía adolece de algunas deficiencias importantes a pesar del significativo aumento de presupuesto.

La atención del gobierno y de las organizaciones sociales al sistema educativo para hacerlo más eficiente eficiente es clave para garantizarle al pueblo dominicano un mejor destino.

Si tenemos grandes avenidas llenas de vehículos de motor de todo tipo, esta debe ser una señal de mejoría en las condiciones materiales de la gente, pero si somos incapaces de conducir esta enorme cantidad de carros, camiones y motocicletas con un nivel apropiado de seguridad para el dueño, para los demás, así como para los bienes propios y ajenos, sin duda que en algún lugar debemos ir a buscar una solución y tal vez ninguno sea más apropiado que dentro de la cabeza de cada cual, un punto de la anatomía humana a la que se puede llegar de diversas maneras, pero ninguna mejor que por vía de la educación.

Lo mismo se puede argumentar si se quiere combatir la violencia en todas sus formas, particularmente la que tiene lugar en la familia o entre parejas.
Aspirar a una mejor educación es una forma apropiada de pensar.



El Día

Noticias Relacionadas