La descentralización del Distrito Nacional

83
Víctor Féliz-municipalidad
Víctor Féliz

*Por Víctor Féliz

La organización política de nuestro país es cada vez menos conocida por el ciudadano común debido a la ausencia de formación sobre cívica en las aulas públicas y privadas.

Conocer cuáles y cuantos son los poderes del Estado, la división política y geográfica, así de cómo está compuesto el poder municipal de la nación parecer ser un tema exclusivamente de políticos.

Este nivel de ignorancia impide que la mayoría de la colectividad encausen sus demandas o necesidades por las vías correctas, provocando el retraso en lograrlas o peor, que las mismas nunca sean satisfechas. El que no sabe como exigir no sabe como recibir.

En el caso de los ciudadanos del Distrito Nacional la situación es absolutamente inverosímil pues, así como de ignorantes son algunos habitantes, igual sucede con algunas de las autoridades que nos han regido en los últimos años, pues al momento de presentar sus planes maestros en el territorio crean una nomenclatura un tanto complicada, no solo para su ejecución sino también para la integración de los mismos en la consecución de esos objetivos planteados.

Usando estadísticas de la ONE, existen 1.3 barrios por cada kilómetro Km² que en total suman 70 en poco menos de 92 Km² en el Distrito Nacional, con una población de aproximadamente 1.5 millones de habitantes. Lo interesante de estos datos es que nuestra metrópolis está conformada por ciudadanos de todos los estratos sociales.

Los planes pueden ser muy buenos, pero lograr que se implementen es el hándicap del ayuntamiento. Existen tantas diferencias culturales como barrios en la capital. La división política interna no existe más allá que las basadas en las inoperantes circunscripciones electorales. Para temas electorales puede que sean útiles, sin embargo, decimos que son inoperantes para sustentar un plan estratégico de ciudad, debido a que dentro de una misma circunscripción existen variopintos criterios y visiones de cómo quieren esos habitantes que se rija su territorio.

El sector de Honduras construido por el gobierno de entonces, por ejemplo, fue habitado hace poco más de 50 años por ciudadanos de bajos recursos económicos que en su mayoría aún lo son y los divide apenas una calle del sector de El Portal, el cual fue edificado por el sector privado y adquirido por una clase media incipiente de la época y cuyas casas exhiben en su mayoría, mejoras estructurales y de adecuaciones acorde a las aspiraciones de sus propietarios.

Ambos sectores son de la circunscripción electoral No.1 y prácticamente hermanos siameses en el espacio y tiempo que ocupan. No así sus modos de pensar y actuar. Es difícil adecuar planes a la manera y forma de cada quien o cada cual, en un territorio, pero en estos casos descentralizar las tomas de decisiones generalizadas es la mejor vía para satisfacer las aspiraciones de los que allí habitan y así lograr la tan necesaria armonía.

-- publicidad --