La Casa de las Academias, una edificación de aires palaciegos

Mansión. En su última intervención se fusionaron dos viviendas. Siglo XIX. Se acondicionó como mansión presidencial para ser ocupada por Ulises Hereaux.

118
El carácter palaciego de la vivienda se mantiene en sus funciones actuales de sede para las academias. FOTO CÉSAR LANGA FERREIRA

La ciudad colonial de Santo Domingo nos tiene acostumbrados a descubrir rincones y edificaciones de belleza inigualable que hacen de ella una verdadera joya arquitectónica.

La casa denominada de las Academias es una edificación colonial con características palaciegas.

En la última intervención realizada en la mansión, para acoger distintas academias dominicanas, se destacó el hecho de que se fusionaron dos viviendas, en la intervención hecha en el siglo XIX, para acondicionarla como mansión presidencial que ocupó Ulises Hereaux.

En su enorme patio central pavimentado se destacan los barandales victorianos de los balcones.

El carácter palaciego de la vivienda se mantiene en sus funciones actuales de sede para las academias, debido a las proporciones de la edificación, su enorme patio central pavimentado y la elegancia de su fachada exterior, en donde se destacan los barandales victorianos de los balcones, los que poseen su propia cubierta para proteger del sol y la lluvia. La simetría de puertas y ventanas, acentúan su carácter de edificación señorial.
El portal principal, que se abre hacia la calle Mercedes, cuenta también con una salida, en la parte posterior, hacia la calle Luperón.

Los vanos exteriores de la primera planta resultan en coronamiento individual que sostienen unas rejas protectoras que se apoyan en un saliente a nivel del piso, en donde se produce el cierre de las rejas.

La entrada
La entrada a la mansión se encuentra en el eje central de la vivienda y está constituida por un arco rebajado, cuyos laterales forman pilastras que lo enmarcan.

Se penetra hacia un zaguán que desemboca en una galería en donde a la izquierda se encuentra la escalera monumental.

De frente comunica con el patio interior, por medio de arquerías apoyadas en columnas de ladrillo, apoyadas en columnas de piedra. A la derecha comunica con las salas del martillo occidental de la vivienda.

Equilibrio

El portal principal, que se abre hacia la calle Mercedes, cuenta también con una salida, en la parte posterior.

La mansión tiene repartidos sus espacios de una forma tan equilibrada que quien penetra en el interior, no nota el uso diversificado de los mismos, ocupados por las Academias de Historia, de la Lengua y Medicina.

La monumental escalera desemboca en la segunda planta, en una galería que se asoma al patio por medio de arquerías de ladrillo y columnas de piedra.

Cuenta con su propia cubierta y barandales metálicos de gran riqueza ornamental victoriana.

Todas las cubiertas de la primera y la segunda planta, que dan hacia el patio, están decoradas con cresterías colgantes de madera calada victoriana.

Salas de conferencias
En las salas de conferencias las paredes están decoradas con fotografías de los ilustres académicos.

Nos agrada reconocer que los académicos, están muy orgullosos de tener su sede en el magnífico edificio colonial de la calle Mercedes, dándole el uso que continúa la tradición señorial, primero presidencial y luego académica.

Habitaciones

— Balcones interiores
Los balcones interiores cubren los dos martillos cuyas habitaciones abren sus puertas a los mismos. En la primera planta, las habitaciones poseen puertas que abren al patio interior.

*Por MARÍA CRISTINA DE CARÍAS, CÉSAR IVÁN FERIS IGLESIAS Y CÉSAR LANGA FERREIRA

-- publicidad --