Sábado, 17 de agosto, 2019 | 1:01 pm

Jueces condenan a 20 años de prisión a hombre violó a hijastra La Puya de Arroyo Hondo

03/07/2018 ELDIA_MARTES_030718_ Nacionales6


SANTO DOMINGO.- Los jueces del Cuarto Tribunal Colegiado del Distrito Nacional sentenciaron a 20 años de cárcel a un hombre que fue hallado culpable de cometer violación sexual en perjuicio de su hijastra, una menor de 11 años de edad, en su residencia familiar, localizada en el sector La Puya de Arroyo Hondo.

El tribunal compuesto por los jueces Altagracia Ramírez, Delio Germán y Tania Yunes ordenó que el acusado, cuyo nombre se omite para proteger la identidad de la víctima, sea enviado a la Penitenciaría Nacional La Victoria para cumplir la condena.

La procuradora fiscal litigante Wendy González manifestó que desde el 05 de agosto del 2017, en reiteradas ocasiones,  el hombre agredió sexualmente a la víctima, a quien éste había criado desde que la menor tenía dos años de edad. El acusado aprovechaba cuando su pareja, madre de la niña, dormía, para ir al cuarto de su hijastra y abusarla.

“Asimismo, en el mes de noviembre del 2017 mientras la señora estaba fuera de la ciudad y dejó a sus hijos en la casa con el acusado, éste entró a la habitación de los niños en horas de la madrugada, se acostó detrás de la víctima y la tocó por sus partes íntimas, mientras estaba dormida. Luego, la llevó al cuarto que él compartía con la mamá de la menor y allí la violó sexualmente.”, indica la acusación presentada por el Ministerio Público.

Trascendió en audiencia que horas después, el agresor envió para el colmado al menor de 12 años, hermano de la pequeña. De inmediato, procedió a abusar sexualmente de la víctima mientras ella estaba en el baño y puso un cuchillo en el lavamanos, pidiéndole la menor que no le hiciera eso, pero él amenazó con matarla, luego la niña arañó al atacante, logrando escapar y pedir auxilio.

Rápidamente, moradores del sector detuvieron y acorralaron al padrastro de la víctima, pero éste logró emprender la huida, mientras la menor era socorrida por una vecina, quien llamó al Sistema de Emergencias 911 y a la madre de la niña para contarle lo sucedido.

El informe psicológico arrojó que a acusa de estos hechos la menor presenta un cuadro ansioso depresivo, caracterizado por un estado de preocupación, tensión, nerviosismo, irritabilidad, dolores de cabeza, desesperanza y sentimientos de tristeza.