Joaquín Basanta. La palabra y la memoria - El Día Columnas

Joaquín Basanta. La palabra y la memoria

Joaquín Basanta. La palabra y la memoria

«Canta y que el aire americano
vibre en el yunque de un sólo corazón.
El día en que los pueblos sean libres,
la política será una canción«…
                  – Canto al sueño americano – Jaime Dávalos / Interpreta Eduardo Falú
EL OLVIDO SIEMPRE CONSPIRÓ CONTRA LA MEMORIA Y LA HISTORIA
Decía mi siempre recordado Don Augusto Roa Bastos, ilustre talento del Paraguay guaraní universal, que la memoria es sagrada como los mitos fundadores de nuestras naciones, que el olvido en América Latina siempre fue un lastre que ayudó a las peores causas y a los peores dictadores…
Cuando las nubes del oscurantismo contemporáneo y local actúan, debemos buscar salvavidas meteorológicos, para encontrar designios y claridades, demasiadas verdades deben ser dichas aún.
Que cada quien elija: yo narro lo que viví, con plena conciencia de que vivo en un país cuya memoria desmembrada, permite muchos proyectos políticos donde abundan de un lado u otro, gente que se cree el cuentazo de que todos de la noche a la mañana, como en los cuentos de hadas, en la República Dominicana, perdieron la memoria para siempre y son rehenes de mentiras insólitas…
Sobre el tema de la Memoria Histórica y el rescate de nombres, hay mucho que escribir y exponer y en ese tema no se puede hacer concesiones, el sectarismo político manejado como el peor canibalismo, tampoco debe interferir en el tema.
Eso sí, cuando el Estado condecora, no establece un mandato emocional, una guía sagrada.
Que conste: la ciudadanía también puede elaborar sus escalas de meritocracias…
JOAQUÍN BASANTA. LA PALABRA Y LA MEMORIA.
Venía como la vidalita, de otros pagos como saeta lírica, en el desborde de quien llega desde el continente con la cuerda fina de una libre guitarra, que se niega a ser triste, en su plateado diapasón de verdades, disparadas entre vinos y volutas celestes.
Llegó y nos dejó una catarsis de ideas, palabras y hechos, todavía fecundos.
 
» Vivimos, seguimos disparando «, frase republicana del sitio a Madrid, siempre comentada por Joaquín Basanta.
 
Quienes le conocimos de jóvenes entonces, cada vez somos menos, sabemos bien que nos deslumbró no solo por su generosidad, sino por sus conocimientos sin aspavientos aplicando una lógica de análisis donde la ortodoxia de la academia, se quedaba enana y ramplona: Joaquín Basanta pensaba en grande y aquella retórica elocuente y precisa maravillaba: saltaba ríos, mares y montaña, para hacer de América Latina un solo proyecto de liberación universal.
En la polémica discusión póstuma, si la hubiese, es evidente que opto por mi testimonio, por lo vivido, por lo aprendido.
Territorio personal que no acepta boludeces, como bien hubiera dicho la propia figura, a quien Víctor Víctor en más de una ocasión llamaría: » La Pampa «…
Combatiente el mismo, tenía en el alma el bravo perfil del fiero combatiente dominicano, se deshacía en elogios sinceros y permanentes hacia los hombres y mujeres de abril del 1965, lo repetía una mil veces: » No es cierto, esa batalla del puente no fue una joda «… (*) Llegó hasta a decir, sin rubor y produciendo escalofríos que el combatiente dominicano en la guerra de abril, solo sería comparable los ilustres españoles republicanos en  al sitio de Madrid, de la guerra civil española del 1936…Lo dijo una mil veces, en medio del silencio atónito de quienes estaban en la sala, alumbrada por la luz de madera de una escultura de Ho Chi Minh, que Gaspar Mario Cruz, su amigo , había esculpido poblando la cabeza del oriental anciano de palomas y nubes…Era en ese tiempo el hogar Basanta-Ortiz-Bosch.
 
 
Cuando todo nuestro grupo se formó, me refiero al grupo de nueva canción Nueva Forma, los años 70 del siglo 20, aquella casa era como su local y despuntaba con reciedumbre de lo que bien llamó René del Risco Bermúdez, el Viento Frio, nadie desmontó con ideas y análisis válidos mejor que Joaquín Basanta, la triste conclusión de que el tiempo heroico había sido aplastado, a dúo con el Dr. Hugo Tolentino Dipp, repasaban la historia con sentido crítico y de modo magistral, nadie me lo narró, lo recuerdo ahora con la misma intensidad, escucho sus voces y matices, siempre he sido un testigo discreto, no todo se escribe, pero el testimonio oportuno, más con dolor que con nostalgia, es una apuesta a la verdad y su razón.
Hay una historia, sobre los terrenos de la universidad autónoma y los ex combatientes de la guerra de abril, que no logro recordar: pero a más de uno de estos hombres hoy anónimos, les ayudó como pudo y lo hacía asumido como un compromiso propio, personalísimo: era la coherencia y la conciencia de lo que esos hombres habían significado
en la lucha contra el invasor: aquellos a quienes la vida y la historia solo otorgó, esos meses de gloria patria…
 
Una vez en Gualey, fui testigo de uno de esos encuentros, aquellos hombres ranas perdidos entre los barrios más pobres e la ciudad, mientras la maquinaria vengadora de los » Incontrolables » controlados por los asesinos con uniforme de Balaguer (la eterna comparsa de laureles corruptos, detrás del anciano con rostro de molestia adusta), repartía a gusto crímenes y sangre a las portadas vespertinas del periódico el Nacional, amenazado de bombas también.
Era el remolino oscuro y mortal de los vencedores, al que el propio Joaquín Basanta estuvo expuesto por mucho tiempo…
JOAQUIN BASANTA: LA CULTURA CON VISION ESTETICA Y VISIÓN POLITICA.
 
En un coletazo de nostalgia porteña (ningún argentino, por crítico de Perón que sea, puede olvidar Buenos Aires).
Decidió hablarme de un novelista candidato al Boom Latinoamericano de entonces, Eduardo Gudiño Kieffer, quien falleciera en el 2002 en Buenos Aires. ( **)
Mucho tiempo después, organizando libros apareció el ejemplar del autor nombrado, me refiero a la novela aparecida en 1975, titulada Será Por Eso Que La Quiero Tanto (***), cuyo título hace alusión a un viejo poema de Jorge Luis Borges sobre la ciudad de Buenos Aires.
Aquel hombre pragmático, que escribió discursos importantes sin firmarlos, era el mismo que opinaba sobre política internacional con José Francisco Peña Gómez, con lucidez y acierto y era el mismo que igual editaba un libro o un periódico a Juan Bosch, como también escribía un texto sobre Pablo Neruda, para el famoso trabajo de Nueva Forma de título homologo al texto: Neruda raíz y geografía: cuando Chile era una tragedia que estremecía al mundo, de modo especial a nuestra América Latina.
 
Pero era el mismo cuya voz escrita en la epístola, tenía el afecto para los suyos con inspiración
y fuerza interior: 
«Esta confusión del personaje en la historia, es siempre, la que pone en peligro su curso y su mensaje.
La inteligencia de la historia no es biográfica, personal, sino torrencial, cósmica.
Nadie suplanta a nadie en la revolución, cada uno debe aferrarse a su destino y cumplirlo hasta el fin.
-Apuntes de Joaquín Basanta. 1965 -… «
 
Cuando nos hizo descubrir El Romance del General Lavalle, texto del escritor Ernesto Sábato y del gran músico Eduardo Falú. Descubrimos como entre un músico y un novelista exigente, talentoso, nervioso y auto confeso pesimista, nacía una obra narrativa de alto contenido lírico, retrato fratricida de la dramática historia argentina.
Aquella obra la escribe Sábato en el mismo año que escribe su gran novela » Sobre Héroes y Tumbas «, 1961.
novela favorita de Orlando Martínez…
Para Joaquín Basanta la cultura en su más alta expresión, también tenía un contenido político a no perder de vista.
Como se observará un militante político agudo, puede tener una alta visión de la estética, de la política y de la propia cultura. Ese equilibrio de visiones, vale decirlo con honestidad, tampoco es muy común en la izquierda latinoamericana en general, ello explica aún como el manual panfletario todavía tiene adeptos irrenunciables…
VUELTA AL PRINCIPIO O LA MEMORIA HISTÓRICA…
En otras palabras, la memoria Joaquín Basanta, con miles de anónimos en nuestras luchas, queda recogida
en esta esquina de luces y recuerdos y a partir de él insisto: la República Dominicana, tiene una deuda moral
con millones de Joaquín Basanta, que han amado y luchado por este país, por el solo hecho de haberlo elegido y convencido, en el caso de Joaquín Basanta, como muchas veces lo dijo: Que el pueblo dominicano era gigante y valeroso, pero que estaba huérfano de dirigentes.
¿La historia le sigue dando la razón? (CFE)
NOTAS:
(*)
 En las formas de expresiones coloquiales es muy común en Argentina, la expresión » ¿No es cierto? «, es una afirmación en forma de pregunta, pero positiva, no negativa. Muletilla verbal que da continuidad a un monologo.
(**)

Entre mayo y junio del año 2019, el suplemento Areito publicó dos textos de mi autoría,

dedicados a Eduardo Gudiño Kieffer, un escritor brillante que no fue tomada cuenta en su momento para el llamado Boom Latinoamericano de novelistas.
(***)
Hace alusión a un viejo poema de Jorge Luis Borges. Se llama Buenos Aires.
 
«No nos une el amor sino el espanto; será por eso que la quiero tanto «.
Escrito posiblemente en 1923.
 Los autores argentinos, celebran a Buenos Aires en sus textos y con razón…


Avatar

Carlos Francisco Elías

Noticias Relacionadas