Inflación y subsidios

Inflación y subsidios

Inflación y subsidios

Por: Luis Santos Burgos

Los efectos de la pandemia, conllevó un esfuerzo combinado en el ámbito fiscal y monetario a los fines de reactivar la economía dominicana y la sanidad pública.  En ese contexto, el esfuerzo fiscal se estima en un 8% del PIB, que hizo posible elevar en 2.8% el gasto en salud y la mayor parte se destinó a programas de asistencias y transferencias monetarias a los hogares y cumplimiento de obligaciones con la comunidad financiera internacional.

El esfuerzo monetario se orientó en facilitar liquidez a la economía a través de los intermediarios financieros ascendente a la suma de RD$215,000 millones, un 5% del PIB, pues a marzo de 2021, se habían canalizado 90 mil préstamos, por valor de RD$193,000 millones, donde 47.31% se orientó al refinanciamiento y restructuración de deuda; y 42.15% el sector comercio y Mipymes. Situación que se verifica en la expansión de la base monetaria restringida que a marzo de 2021 creció 24.0% y 15% a marzo de 2022, cuando entre 2019 y 2020, había promediado apenas 8.4%.

En conjunto, entre 2020 y 2021 se produce un esfuerzo fiscal y monetario de un 13% del PIB, y resaltando la incidencia que tuvo a favor de la economía dominicana, la política de transferencia a los hogares que se aplicó en los EE.UU, lo cual se revirtió en cifras históricas tanto en materia de remesas,  flujo de capitales y crecimiento considerable de las exportaciones de zonas francas. Además, el efecto favorable del incremento de los precios internacionales y de los contenedores en las recaudaciones, dado su traspaso total al consumo.

El esfuerzo fiscal y monetario considerable, ante un escenario externo favorable se tomó como plataforma para atizar la paranoia tradicional de las autoridades la apuesta del crecimiento por el crecimiento, sin reparo de la estabilidad macroeconómica, explica total o parcial el aumento sostenible de la inflación tanto en 2021 como lo que va del presente año 2022.

Con el objeto de contener y reducir los niveles de inflación desde noviembre de 2021, las autoridades vienen aplicado un plan de desmonte monetario que incluye aumento de la tasa de referencia, uso de la mesa electrónica de cambio y emisión de deuda o certificados del banco central.

Un segundo plan en el ámbito fiscal contra la inflación por las autoridades, inicia durante el primer trimestre del presente año: a) susidio a los combustibles que cubre la franja desde US$85 hasta US$115 el precio por cada barril WTI; y b) ley tasa cero a las importaciones de bienes agropecuarios.

En el ámbito monetario a pesar de la reversión de la tasa de referencia con tendencia al aumento de 3% al 6.5% actualmente, reducir la base monetaria restringida y al mismo tiempo incrementar el nivel de emisión de deuda, 39% y 11.5% a junio de 2021 y 2022 ha provocado matices de conflicto con relación al objetivo cardina.

En razón, de que la baja del dólar (US$) o apreciación del peso, ante una economía abierta y altamente dependiente de las importaciones, impulsa la demanda agregada y el hecho de que la banca entre 2020 y 2021 su línea de negocios estuvo focalizado en operaciones o préstamos con tasa fija a 3 y 4 años.

Por otro lado, los subsidios otorgados al consumo de combustibles desde marzo a la fecha se estiman en un monto superior a los RD$18, 000 millones y cuyo resultado, según las autoridades ha logrado contener la inflación 3.pp., supuesto que no contrasta con la realidad, considerando que el subsidio de un bien inelástico y transversal, atomiza el nivel de consumo del bien o de otros bienes, por cuanto presiona la demanda agregada y no logra la causa propuesta.

En cuanto al componente tasa cero a bienes agropecuarios, además de que desactiva el potencial del sector agropecuario interno, mayor desabastecimiento a mediano plazo, en tanto se traspasa a la economía el componente importado de la inflación que abate la economía global.

En la estrategia fiscal y monetaria coexisten elementos contradictorios de origen, pues el ataque de la inflación es un rol preponderante de política monetaria que no debe ser diezmado por la política fiscal, mucho menos aplicando política de subsidios y tasa cero con el objeto de pretender influir en los precios internos. El hecho de que la inflación a junio del presente año se mantiene en 9.47%, constituye la evidencia de que la estrategia oficial no ha tenido éxito en el manejo de la inflación, mucho menos en el contexto de los eventos geopolíticos asociado al conflicto Rusia y Ucrania.

Economista, MA



Noticias Relacionadas