Historia de los Premios Soberano

Historia de los Premios Soberano

Historia de los Premios Soberano

Premios Soberano

Santo Domingo.- Los Premios Soberano, inicialmente conocidos como Premios Casandra, vieron escena por primera vez el 15 de abril de 1985 en una ceremonia celebrada en el desaparecido cine teatro Olimpia.

En esta ocasión fueron premiadas 12 categorías y se reconoció con el máximo galardón, El Soberano, a Luis Rivera.

Para 1987, año en que se celebra la tercera edición del premio, la empresa orgullo de todos los dominicanos, Cervecería Nacional Dominicana, inicia su relación histórica con el galardón que se convertiría en el de mayor envergadura del arte y la cultural nacional.

A lo largo de los años, Acroarte, gremio responsable de los reconocimientos, y Cervecería Nacional Dominicana, principal aliado del galardón, convirtieron los Premios Soberanos en el evento más esperado del año y de mayor rating en la televisión dominicana gracias a la implementación constante de iniciativas vanguardistas en su producción. Siendo valorados por todos los dominicanos, como el reconocimiento del patrimonio nacional, que transmite y premia la mejor expresión del arte y la cultura dominicana.

Los Premios Casandra a lo mejor del espectáculo en República Dominicana deberán despedirse en su XXIX entrega de su nombre original, el cual honraba a la finada folclorista Casandra Damirón, por una disputa legal que aún tiene secuelas judiciales.

Los premios anuales, que se celebrarán el próximo 9 de abril, fueron instituidos en 1985 por la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) y la Cervecería Nacional Dominicana (CND), pero ante reclamos y descontento por parte de los descendientes de Damirón, a partir de este año se llamarán Premios Soberano, que de alguna manera también hacen referencia a la finada cantante y bailarina, aunque abren otro litigio.

«Dejamos de usar voluntariamente el nombre `Casandra’, a pesar de que teníamos los derechos comerciales sobre él», explicó a The Associated Press Máximo Jiménez, presidente de Acroarte, quien dijo que la decisión se tomó para no llevar el conflicto con los familiares de Damirón a los tribunales.

Los hijos de Damirón aseguraban que Acroarte no respetaba el acuerdo inicial para el uso del nombre, que incluía destacar durante la noche de la premiación la trayectoria de la cantante y folclorista y tampoco entregaban los galardones con base en algunos valores culturales que promovió su madre durante su prolonga vida artística.

Damirón (1919-1983) se inició en el mundo del espectáculo a los 6 años y dedicó toda su vida a la promoción de la música y el baile local, especialmente el merengue, y a la formación artística de nuevas generaciones.

En su acuerdo original con los hijos de Damirón, que data de 1985, los organizadores del premio se comprometían también a que durante la transmisión en vivo de la ceremonia, el programa de televisión con más audiencia en República Dominicana, sólo podrían anunciarse los productos de la CND, como su emblemática cerveza Presidente.

Con el argumento de que la organización de la ceremonia era deficitaria, desde hace algunos años la transmisión incluyó anuncios publicitarios de otras grandes empresas para financiar los costos. «Acroarte y la Cervecería ganaban dinero de manera vertiginosa, mientras los hijos de Casandra no recibían ni un centavo», explicó a The Associated Press Andrés Aybar, abogado los descendientes de la folclorista.

Luis Rubio, vocero de la CND, insistió que la organización de los premios «siempre termina con número rojos» para esa empresa. Jiménez, presidente de Acorarte, confirmó que los descendientes de Damirón pedían un porcentaje de la regalías obtenidas por la publicidad programada durante la ceremonia.

«No era sólo un aspecto pecuniario, la gota que derramó el vaso fue cuando Acroarte premió por su trayectoria (en 2012) a Gloria Trevi, pese a haber estado presa y a sus problemas judiciales», detalló Aybar. Fue entonces cuando los descendientes de Damirón exigieron a Acroarte y la CND cambios en la premiación si querían seguir usando el nombre de su madre.

Durante una reunión celebrada en septiembre pasado y luego de seleccionar siete nombres de entre 200 propuestas, Acroarte decidió renombrar sus afamados reconocimientos como «Premios Soberano».

También modificó la estatuilla que entregaba a los galardonados, la cual tenía la silueta del cuerpo de Damirón, y ahora el premio será una figura unisex, detalló Jiménez.

Además de seleccionar a lo mejor del espectáculo local, los antiguos Premios Casandra también honraron a artistas de fama internacional, como Celia Cruz, José José, Juan Gabriel, Marc Anthony, Paloma San Basilio, Paulina Rubio, Pitbull, Rosario Flores y Shakira.

La nueva denominación del premio «no se trata de un nombre completamente nuevo», reconoció Jiménez, ya que el más importante galardón de los antiguos Premios Casandra era El Soberano, entre cuyos receptores se encuentran Juan Luis Guerra, Johnny Ventura, Johnny Pacheco y Wilfrido Vargas.

El nuevo nombre «ya caló en la gente y la gente ya está (dispuesta) a nombrar el premio como Soberano», aseguró el mes pasado Alex Pinto, director de mercadeo de la CND luego de realizar un estudio de opinión sobre la nueva denominación de los premios. Pero para los hijos de Damirón, el nuevo nombre también hace referencia directa a su madre, quien por sus aportes a la promoción de la música local era conocida como «La Soberana de la Canción».

Los hijos y descendientes de Damirón presentaron una demanda contra la CND por «mala fe, abuso del nombre y daños y perjuicios» por la utilización del término «El Soberano».

Los descendientes de Damirón aseguran, a través de su abogado, que tienen los derechos comerciales del nombre y reclaman, entre otras cosas, una indemnización de 200 millones de pesos (cinco millones de dólares) por el usufructo del término. Jiménez asegura, sin embargo, que Acroarte y la CND también cuentan con los derechos comerciales del nuevo nombre.



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas