Hemos colapsado en el tema del tránsito

Hemos colapsado en el tema del tránsito

Víctor Féliz

*Por Víctor Féliz Solano

A raíz de la dictadura del general Trujillo y la poca institucionalización que sufríamos de manera evidente, el gobierno central usurpó todas las funciones que los ayuntamientos tenían por competencia de ley, uso y costumbre.

Usando el argumento de la falta de recursos y capacidades para gestionar de manera descentralizada el territorio, también se le mutilo la aptitud de recaudo de impuestos con vocación meramente municipales; las placas de vehículos por derechos de circulación y el predial son dos ejemplos de tan mayúscula injusticia.

El tiempo pasó y se convirtió en una práctica repugnante y abusiva con los demás gobiernos que le sucedieron a la satrapía que duro 31 años.

Reformas van, vienen y los munícipes entienden que los ayuntamientos son nada más que basura y calles asfaltadas. También es cierto, que las autoridades municipales se han acostumbrado y recostado del gobierno central cuando algún tema de sus atribuciones se convierte en un dolor de cabeza. Tal es la situación del tránsito urbano.

Ya hemos dicho en varias ocasiones, tanto por esta columna semanal como en nuestro espacio Municipalidad Global, que el tránsito urbano es responsabilidad exclusiva de los gobiernos locales y están en la obligación de ordenar todo lo concerniente al tránsito de vehículos y personas en las vías urbanas y rurales (Art. 19 de la Ley 176-07) y coordinar todo al respecto con las instituciones de carácter nacional que intervienen en este rubro.

No existe forma ni manera de escapar de esta responsabilidad legal de dichas autoridades, a menos que se sientan incapaces e indolentes de este trauma que vivimos. Ha colapsado el tránsito en el Gran Santo Domingo. Debemos encarar esta situación que ya es impostergable. ¿Quiénes son los culpables? Las autoridades.

4.8 millones de unidades se mueven a lo largo del país y este año se incrementarán en casi 200 mil más. 55% son motocicletas, 45% autos, buses y de cargas. En el Gran Santo Domingo tenemos el 45% de la totalidad, es decir, más de 2 millones de unidades que salimos a diario a buscar el sustento y motorizar el desarrollo que tanto deseamos.

Somos del criterio que todas las soluciones a mediano y largo plazo ya están sobre los escritorios de los alcaldes del GSD, lo que acontece es que implementarlas conlleva inversiones cuantiosas y decisiones muy importantes con un costo político alto. Para enumerar algunas podríamos señalar: la creación de carriles solo para motociclistas, un transporte público de rieles, una supervisión técnica estricta estilo el TUV alemán con lo que podríamos eliminar un montón de chatarras que circulan (un 10% según se estima), entre otras.

¿Quiénes tienen la solución a corto plazo? Ante esta apatía y desidia que muestran nuestros ediles y la ausencia de este tema en las agendas nacionales no hay otra solución, por el momento, que contestar a esta pregunta con la respuesta “nosotros”.

El tiempo se acaba y sabemos exactamente que hacer. El control social encara también aportar nuestras voluntades y de manera colectiva empoderarnos y darles una lección a los gobernantes cuando se requiera.

Empecemos manejando a la defensiva y usar la cortesía, hagámoslo por ti, por mí, por todos.



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas