Haití, como de costumbre

30

Uno de los principales problemas que tiene la República Dominicana en sus relaciones diplomáticas con Haití es la carencia en el otro lado de la isla de autoridades fiables con quienes conversar.

La diplomacia dominicana difícilmente lo expresa con claridad, pero las veleidades de las autoridades haitianas han sido una de las principales razones de la inoperación de la denominada “Comisión Mixta Bilateral”.

La diplomacia dominicana confronta ahora el problema de la ausencia de contraparte fiable para conversar sobre el diferendo generado por la canalización, en territorio haitiano, de un río que como el Masacre nace y desemboca en el territorio dominicano.

República Dominicana no puede dejar ese tema como uno de los episodios más con las autoridades haitianas, porque estaría generando un precedente peligroso.

El aprovechamiento de un río fronterizo debe hacerse conforme a los tratados bilaterales y al derecho internacional porque es la única forme de que no genere confrontaciones presentes y futuras.

República Dominicana ha dado numerosas muestras de buena fe para ayudar al desarrollo haitiano, pero actuar con las cartas sobre la mesa fortalece la amistad.

-- publicidad --