Gran Santo Domingo no aguanta más

Gran Santo Domingo no aguanta más

Gran Santo Domingo no aguanta más

Víctor Feliz

El Gran Santo Domingo enfrenta numerosos problemas urbanos que impactan significativamente la calidad de vida de sus residentes.

Estos desafíos, que son diversos y complejos, requieren soluciones urgentes e integrales para mejorar las condiciones de vida y garantizar un desarrollo más sostenible y equitativo en las urbes que lo componen.
Uno de los problemas más notorios es el tráfico vehicular y la congestión.

La infraestructura vial actual no está diseñada para soportar la gran cantidad de vehículos que circulan diariamente. Esto resulta en embotellamientos severos, especialmente durante las horas pico; la falta de vías alternativas y el mal estado de algunas calles y avenidas empeoran la situación, generando retrasos y aumentando el tiempo de desplazamiento para los ciudadanos.

El sistema de transporte público, aunque ha mejorado con la implementación del metro y del teleférico, aún es insuficiente para cubrir la demanda de la población. Muchas rutas de autobuses y “conchos” son poco confiables, inseguros y en condiciones deficientes.

Esto afecta la movilidad de las personas, y también impacta negativamente en la economía local, ya que los trabajadores y estudiantes a menudo enfrentan dificultades para llegar a sus destinos a tiempo.
La seguridad es una preocupación constante.

La delincuencia y los actos de violencia, como robos, asaltos y homicidios, son comunes en algunas áreas de las ciudades.

La percepción de inseguridad afecta la calidad de vida de los residentes y limita su capacidad para disfrutar plenamente de su entorno urbano.

Las autoridades han implementado diversas estrategias para combatir la criminalidad, pero aún queda mucho por hacer para garantizar mínimamente la seguridad de todos los ciudadanos.
La recolección y disposición de basura es otro desafío importante.

En muchas áreas del Gran Santo Domingo el servicio de recolección de residuos es ineficiente, lo que lleva a la acumulación de basura en las calles y la proliferación de vertederos ilegales.

Esto no sólo crea problemas estéticos y de salubridad, sino que también contribuye a la contaminación ambiental y a la propagación de enfermedades.

La falta de una cultura de reciclaje y la insuficiente infraestructura para el manejo de residuos sólidos agravan la situación.

El acceso a servicios básicos como el agua potable y el sistema de alcantarillado es insuficiente en varias zonas. Muchas comunidades carecen de un suministro constante de agua potable, lo que afecta la salud y el bienestar de sus residentes.

Asimismo, la falta de un sistema de alcantarillado adecuado resulta en la contaminación de fuentes de agua y en problemas de saneamiento, incrementando el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua.
La demanda de viviendas asequibles es alta, pero la oferta no siempre está a la altura.

Esto ha llevado a la proliferación de asentamientos informales, donde las condiciones de vida son precarias y los servicios básicos son escasos o inexistentes.

La falta de planificación y regulación adecuada en el sector de la vivienda contribuye a la expansión desordenada de la ciudad, creando barrios marginales con escaso acceso a infraestructura y servicios esenciales.

Existe una marcada brecha entre los sectores más ricos y los más pobres, lo que se refleja en el acceso desigual a servicios, educación y oportunidades económicas.

Las zonas más pobres del Gran Santo Domingo carecen de infraestructura adecuada, servicios de salud y educación de calidad, lo que perpetúa el ciclo de la pobreza y limita las oportunidades de desarrollo para sus habitantes.

Para enfrentar estos problemas, es esencial establecer políticas de planificación que fomenten un desarrollo sostenible y equitativo. Esto permitirá, si no resolver, al menos controlar el caos que afecta nuestras zonas urbanas.

*Por Víctor Feliz Solano