Martes, 12 de noviembre, 2019 | 7:17 am

Gran gesto aguilucho



Los dominicanos están muy entretenidos en una de sus grandes pasiones: la política proselitista. Simultáneamente se prepara para su otra gran pasión: el béisbol invernal.

Uno de los equipos más exitosos y de mayor tradición en el béisbol dominicano es el de las Águilas Cibaeñas.
La tradición de los equipos dominicanos ha sido escoger como “madrinas” a jóvenes exponentes de la belleza clásica, o que representan el arquetipo de belleza griega.

Este año las Águilas han roto los esquemas y se han anotado un cuadrangular con las bases llenas por el mismo medio del jardín central.

Ha convertido ese acto tradicional, que ya casi pasa desapercibido, para enviar un poderoso mensaje de inclusión.
Las Águilas Cibaeñas han escogido a una representante de una belleza distinta, del tipo que convierte en especial a sus familias y cercanos. Su nueva madrina es la joven María Laura Vásquez Fernández, joven estudiosa, distinguida, graduada en Educación, entusiasta y que nació con síndrome de Down.

No hay en el mundo dos seres humanos iguales, ella también es diferente como todos los demás y las Águilas la escogieron como madrina y enviar un mensaje de inclusión a la sociedad. Felicidades a María Laura, a su familia y a la fanaticada aguilucha.