Francois Hollande resalta liderazgo dominicano en la estabilidad y el diálogo regional

Comercio. Promueve mayores vínculos comerciales entre República Dominicana y Francia. Haití. Considera no se puede dejar que la situación haitiana siga empeorando.

El exmandatario afirma que hay resistencia a la inmigración en Europa. JOSÉ DE LEÓN

SANTO DOMINGO.-El expresidente francés Francois Hollande siente que tiene una deuda pendiente con República Dominicana por no haber hecho una visita oficial durante su mandato, pese a haber estado en Haití y Guadalupe, por lo que se ha propuesto compensarla promoviendo un mayor vínculo comercial entre empresarios de las dos naciones.

No implica que mientras fuera presidente de su país estuviera al margen de lo que aquí ocurría, pues el Caribe tiene más de 500 años estando en la mira de Francia, y en ese ajedrez geopolítico República Dominicana no pasa desapercibida.

El alcalde David Collado y la embajadora Rosa Hernández reconocen a Hollande.

“Conozco del rol que tiene este país para la estabilidad y el diálogo en la región», manifestó Hollande al conversar con periodistas dominicanos durante su visita al país de la mano de la embajadora dominicana en Francia, Rosa Hernández de Grullón.

Hollande se hizo acompañar del embajador de su país, Didier Lopinot, y el que fuera presidente del Senado durante su mandato Jean Pierre Bel.

Intercambio comercial

Señaló que parte de su objetivo en el país es motivar a más empresas francesas a invertir en República Dominicana y fortalecer el turismo de sus compatriotas. Pero las relaciones comerciales son vista en doble dirección, por eso entiende que también empresarios galos pueden encontrar mercado para los bienes y servicios que ofrecen.

Reveló que empresarios dominicano le han manifestado sus deseos de tener negocios con Francia. Se planteó la posibilidad de crear capacidad de producción aquí, que pueda utilizar la mano de obra dominicana para productos de exportación elaborados en territorio nacional.

Sobre Haití

Mientras fue presidente de Francia, entre 2012 y 2017, Francois Hollande concluyó que uno de los graves problemas que tiene la antigua colonia francesa en el Caribe, la empobrecida Haití, es que la debilidad institucional le dificulta hasta recibir las ayudas que le pueden ofrecer otras naciones.

Durante su mandato visitó a Haití en momentos en que todavía se movía entre los escombros del terremoto de 2010. Prometió desbloquear fondos por decenas de millones de euros para ayudar a la población, especialmente en materia educativa y social.

“El problema de Haití es la inestabilidad política y la imposibilidad de utilizar la ayuda que se le proporciona o que se le ofrece. Por eso Francia prefiere actuar en proyectos precisos con el apoyo de organizaciones que están en Haití y que conocen la situación local”.

En su reflexión sobre la situación de Haití, considera que no se puede dejar que continúe empeorando “como ocurre ahora”.

Manifestó que es necesario asistir a los haitianos que padecen los efectos de la violencia y la pobreza, además de los problemas migratorios que provoca y que afectan a otras naciones.

En medio de su meditación, señala que República Dominicana conoce muy bien de los efectos de la migración masiva de los haitianos como efecto de sus recurrentes crisis políticas y sociales.

Hollande considera que la comunidad internacional, incluyendo a toda Europa y a la Francia misma, tienen una responsabilidad frente a Haití, pero enfatiza que la dirigencia de ese país también tiene que asumir su rol para confrontar superar la crisis.

Aclaró que las promesas de asistencia que él hizo durante su mandato se están cumpliendo en la administración actual del presidente Jean Michel Macrón.

Las migraciones

Durante su mandato, el que fuera el segundo presidente socialista de Francia vio como en Europa la migración se convertía en un tema nodal, para los países en particular y para la Unión Europea en su conjunto.

Recordó que la explosión migratoria en Europa, que se produjo entre 2015 y 2016, creó crispaciones, especialmente en Europa del Este, así como el fortalecimiento de los grupos de la extrema derecha en esos países.

Señaló que en la Unión Europea el migratorio es un tema muy político y que cada país tiene una visión distinta, pues mientras algunos necesitan esa mano de obra, como por ejemplo Alemania, otros tienen problemas de desempleo, entre los que citó a la Francia misma.

Hizo una diferencia entre la inmigración y el asilo, señalando que Europa tiene que mantener y proteger este último.

Señaló que muchas de las personas que entraron a Europa salían huyendo a conflictos en sus países, tragedias provocadas por el cambio climático.

“El asilo es un valor fundamental de la creación de la Unión Europea”, manifestó Hollande.

—1- Bloqueo
Considera que el bloqueo a Cuba dificulta mejoras materiales en esa nación.

—2— Intercambio
Dominicanos y franceses exploran nuevas posibilidades de negocios entre ambos países.

-- publicidad --