Sábado, 19 de octubre, 2019 | 6:09 am

FOTOS: La perrita embarazada que recibió 17 tiros y quedó ciega antes de ser abandonada se dedica ahora a la canoterapia

Maggie fue encontrada malherida en las calles de una ciudad del Líbano y ahora, recuperada, empieza una nueva vida como perro de terapia en la ciudad británica de Brighton.

5d2c5585e9180fde7f8b4567


Maggie es una perra que recibió 17 disparos y quedó ciega antes de ser abandonada en las calles de una localidad del Líbano. Pero el milagro se produjo y hoy inicia una nueva vida en Brighton (Reino Unido) como perro de terapia y ‘estrella’ de Instagram, según cuenta su dueña, Kasey Carlin.

La perrita, que tiene 5 años, fue encontrada atada a una caja con heridas por todo el cuerpo, la oreja cortada y la mandíbula rota. Además, estaba embarazada.

sin-titulo

Tras conocer la terrible historia de Maggie a través de las redes sociales, la amante de los canes Kasey Carlin decidió adoptarla para ofrecerle una vida mejor. Después de una campaña en línea de seis meses, la mujer logró organizar el transporte de Maggie desde el Líbano con la ayuda de la organización protectora de animales Wild At Heart Foundation, según Carlin explicó al periódico The Argus.

sin-titulo-1

Actualmente, Maggie lleva una vida feliz: inspira a los amantes de los animales a través de su cuenta en Instagram, que ya cuenta con más de 100.000 seguidores, y además visita centros de atención, hospitales y universidades como parte de su trabajo como perro de terapia.

“Sé que lo que le pasó a Maggie fue horrible, pero si su historia puede educar e inspirar a otros a hacer el bien, al menos podemos hacer nuestra parte para hacer que este mundo sea un poco más brillante”, subrayó Carlin a través de la cuenta de Instagram de su mascota.

sin-titulo-2

La mujer explica que, a pesar de la experiencia sufrida, Maggie es un perro normal con un “espíritu contagioso”. “Ella debe haber vivido una situación agónica con todo lo que ha pasado, pero nunca lastimó a nadie y es muy cariñosa”, cuenta Carlin.

“Solo quiero que la gente vea que está viviendo la vida”, agrega la dueña de Maggie.

Tomado de BBC Mundo