Falleció Arlette Fernández, viuda del héroe constitucionalista Fernández Domínguez

341
Foto de archivo de Arlette Fernández y un busto del coronel Rafael Fernández Domínguez.

SANTO DOMINGO.-Falleció este lunes la señora Arlette Fernández, viuda del coronel Rafael Fernández Domínguez, líder del movimiento constitucionalista que protagonizó la Guerra de Abril de 1965.

Fernández falleció por complicaciones de salud tras ser sometida a una operación en la columna vertebral.

Su velatorio será realizado en la intimidad familiar debido a las restricciones sugeridas por las autoridades a consecuencia de la pandemia del coronavirus que afecta al país.

«Solo estarán con ella dos de sus hijos: ludovino e Ingrid los que viven aquí, ellos se encargarán de su sepultura», dijo a El Día una fuente cercana a la familia.

Además de fiel compañera de su esposo, quien fue el ideólogo de la conspiración militar que culminó con el alzamiento cívico-miiltar por el retorno al poder del profesor Juan Bosch y el restablecimiento de la Constitución de 1963, Arelette Fernández se caracterizó por su espíritu combativo y por mantener viva la memoria de su compañero.

Durante años encabezó la Fundación Coronel Rafael Fernández Domínguez, dedicada precisamente a difundir las ideas y obras del militar constitucionalista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Empiezo el día con la pena, el dolor de saber que ha partido al infinito nuestra amada Arlette Fernández. . Compañera de vida eterna de nuestro amado coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez. Nunca la llamé «viuda», siempre «compañera». Y en nuestros emails le ponía siempre como vocativo: «Querida madre y amiga». . Así la sentí. Una madre. Así quería que fuera para mí. Ella era la lucha suya y de su compañero por tantas cosas hermosas. Ella cuidaba, inspiraba y defendía. Defendió la verdad en todo momento. Defendió la memoria de 1965. Defendió a mis abuelos y a mi familia. Era la mujer hacia toda una nación. Y una amiga entrañable, dulce, tierna, amorosa, que me llamaba «mi hijo». Sus frases repetidas de siempre: «Yo te quiero como a un hijo» y «Tú y yo tenemos que sentarnos a conversar porque hay muchas cosas que yo te tengo que explicar». . Quien me conoce, quien ha estado conmigo en mis espacios personales, sabe que nunca he dejado de mencionar tu nombre, de hablarte con admiración…como cada vez que paso por la 30 de marzo y señalo aquella esquina y digo: «ahí mataron al coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez». . Ya no nos sentaremos, Arlette. No nos será posible. Quedarán en el mundo, en el universo, los abrazos que nos dimos, las miradas, las conversaciones que pudimos tener, las cosas que me llegaste a explicar con insistencia, la energía de tu ser, aquellas cosas hermosas que armamos juntos. Nunca dejaste de ser una conspiradora febril. . Un abrazo inmenso para ti, madre y amiga. Uno grande para cada uno de los miembros de tu familia más directa que hoy te despiden. Gracias a tu grandeza ellos y ellas no están solos: está la inmensa familia que tú construiste en tu afán sin pausa. . El abrazo me hubiese gustado dártelo de despedida. Que quede en el aire el sonido cálido de tu voz, la energía de tu ser, la luz de tus ojos, la llama de tu vitalidad, la transparencia de tus sentimientos, la sinceridad sin huecos de tu forma de vivir, la ternura de tus actos. Te quiero. Te querré siempre. Que los que hoy viven y vivirán mañana aprendan de ti, aprendan a ser como tú, y contigo aprendan a amar y a defender las cosas sagradas que amaste y defendiste.

Una publicación compartida por Matías Bosch Carcuro (@matias_bosch_carcuro) el

Fernández Domínguez falleció en combate cuando se dirigía a tomar el Palacio Nacional y fue sorprendido por una emboscada de los militares estadounidenses.

-- publicidad --