Entre respaldo y rechazo

196

Si bien muchos no descartaban que la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández tenía o no la oportunidad de seguir en el cargo con Gonzalo Castillo, candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana, la escogencia ha desatado muchas opiniones, e incluso hasta proyecciones hacia el futuro.

Los partidos de oposición trataron de minimizar el impacto que busca el PLD en el electorado, pocas horas después de la marcha en defensa de la democracia que encabezaron el expresidente Leonel Fernández y Luis Abinader como líderes de la oposición.

Los peledeístas creen que la vicepresidenta Cedeño de Fernández tiene las simpatías necesarias para apuntalar la candidatura de Castillo, contra quien se advierte que no cuenta con el carisma que la funcionaria del Palacio Nacional pudiera aportar en lo que resta de la campaña.

El descalificado contra la elección viene por el hecho de que, según la oposición, ella no cuenta con ninguna estructura en el PLD y poca influencia en sectores del país para inflar con votos las aspiraciones de Castillo y de los peledeístas para continuar en el poder.

Lo que le vendría
Entre los sabios populares de la política hay criterios de que Cedeño de Fernández ha caído en un “suicidio político”, que solo vendría a reducir las simpatías que por años ha acumulado en las filas del PLD.

Las especulaciones también van en la dirección de que la vicepresidenta pudiera tener la oportunidad de asumir la candidatura presidencial en caso de que Castillo no registre un repunte significativo.

-- publicidad --