Enojosa suspensión operativa

66

El servicio subterráneo de transporte ya forma parte de la cultura cotidiana de movilidad de los dominicanos. A mediados de semana ese servicio se vio afectado sensiblemente en la Línea 2, fruto de lo que la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) denominó “problema técnico con el sistema de señalización”.

El metro, a través de la Línea 2, ofrece un servicio vital a una importante zona metropolitana, ya que conecta a la provincia Santo Domingo con pulmones industriales, oficinas públicas y espacios laborales que se nutren a diario de una cantidad importante de trabajadores.

En pocas palabras, ya no se puede pensar en el desarrollo y la movilidad laboral de Santo Domingo y el Distrito Nacional sin el servicio de transporte que ofrece el metro a través de sus dos líneas, incluido el corredor alimentador que funciona en la estación del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Eso implica que hay que poner mayor atención a los problemas que se presentan, pero que se haga con una dedicación preventiva, de supervisión constante, y que no se llegue a esa suspensión operativa, enojosa y caótica que tantos inconvenientes crea a los usuarios cuando se ven atrapados e impotentes en los andenes de las estaciones.

-- publicidad --