Endometriosis, una enfermedad compleja y de difícil diagnóstico - El Día Portada

Endometriosis, una enfermedad compleja y de difícil diagnóstico

Endometriosis, una enfermedad compleja y de difícil diagnóstico

Unas de las trabas a la hora del diagnóstico es que los síntomas pueden confundirse con otras patologías.

La endometriosis es una enfermedad crónica que afecta la salud de la mujer, sobre todo en edad reproductiva. Ocurre cuando el tejido endometrial, que recubre la cara interna del útero, se sitúa anómalamente en la zona pélvica (ovarios, vejiga, intestinos, entre otros) o menos frecuentemente, en piel o pulmones.

Miguel Montalvo y Albelys Reynoso, ginecólogos de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), dicen que si bien la endometriosis es una de las patologías ginecológicas más comunes, actualmente se encuentra subdiagnosticada.

El desconocimiento de esta enfermedad, regularmente asociada a dolencias menstruales intensas y a la dificultad del diagnóstico, son dos de las causas que contribuyen para que pase desapercibida.

Explican que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que alrededor de 176 millones de mujeres padecen de endometriosis. En República Dominicana, sin embargo, se carece de datos oficiales.

Explican que en la atención primaria de una mujer en edad fértil, cualquiera fuera el motivo de la consulta, cuando se presentan dolores pélvicos menstruales invalidantes, progresivos, con alteración de la calidad de vida y/o dificultad para lograr un embarazo, debe sospecharse de endometriosis. No dejar pasar esta oportunidad diagnóstica, será el desafío de todo ginecólogo, evitando retrasos promedios de diagnóstico, estimados en hasta en siete años.

“Hasta hoy en día, el diagnóstico de certeza sigue siendo la cirugía mínimamente invasiva, como lo es la laparoscopía, con la que logramos la visualización de las lesiones y la confirmación histopatológica de la enfermedad mediante biopsia”, destacan ambos especialistas. Dicen que ante una paciente sin diagnóstico quirúrgico y/o anatomopatológico de endometriosis, debe completarse el interrogatorio, el examen físico e indicar los estudios complementarios, a fin de confirmar el diagnóstico.

¿Cómo se origina?

Con la confirmación, también se puede lograr definir el grado y fenotipo de la enfermedad, para posteriormente seguir el algoritmo terapéutico correspondiente para cada caso en particular (endometriosis superficial, ovárica o profunda). Ambos doctores señalan que la etiología de la enfermedad es incierta y se cree que tiene un componente genético. Se postula, además, que flujos menstruales retrógrados hacia la pelvis y desórdenes inmunológicos podrían ocasionar la patología.

Más aún, estudios científicos señalan, que elementos como medioambiente, dieta y estilo de vida saludable, podrían reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Manifestaciones clínicas

Sobre las manifestaciones clínicas, los doctores destacan que de manera general, la endometriosis afecta la calidad de vida de la mujer. Dado que los focos de la enfermedad responden a las hormonas del ciclo menstrual, por lo que las dolencias se agudizan durante los períodos menstruales.

Explican que los síntomas principales de esta patología son, dismenorrea (dolor pélvico menstrual), dispareunia profunda (dolor en la pelvis profunda durante o posterior al acto sexual) y dolor pélvico crónico no cíclico o acíclico, o sea, todo aquel dolor localizado desde el ombligo, pared abdominal anterior, pelvis anatómica, zona lumbosacra de la espalda o glúteos, no relacionado a la menstruación, con seis meses o más de duración, generando invalidez suficiente para acudir por atención médica o dejar de realizar las actividades habituales.

“No existe una correlación directa del grado de invalidez de los síntomas con la severidad de la enfermedad, siendo el dolor algo subjetivo y relativo en cada paciente”, enfatizan ambos especialistas.

Otro aspecto importante es la infertilidad o incapacidad para lograr un embarazo, la cual puede ser primaria (nunca haber logrado un embarazo) o secundaria (haber concebido un embarazo natural o artificialmente y no haber podido lograrlo nuevamente, después de más de un año de intento).

Sintomatología digestiva urinaria

La sintomatología digestiva y urinaria puede asociarse a una endometriosis profunda, que generalmente se manifiesta o acentúa en el periodo menstrual de forma cíclica.

Se describe la hematoquecia (sangrado al defecar), diarrea menstrual (aumento del número de deposiciones durante la menstruación) o tenesmo (sensación de tener la necesidad de defecar) con evacuaciones insatisfactorias, más síntomas obstructivos, aunque este evento es muy poco frecuente. Igual ocurre con los síntomas urinarios, como la disuria (dificultad para orinar), que puede estar acompañado de dolor.

Endometriosis extragenital
Montalvo advirtió que “Dolores fuera de la pelvis, especialmente en cicatrices, como por ejemplo de cesáreas y episiotomías, nos harán sospechar de endometriosis extragenital (la más común, es la endometriosis de pared abdominal).

Se describen hallazgos de focos endometriósicos en otros órganos alejados de la pelvis (menos frecuentes), como cúpula diafragmática, pulmón, mucosa nasal, cerebro e hígado”.



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas