Martes, 15 de octubre, 2019 | 7:39 pm

En el Día Nacional de la Juventud compartimos las frases más destacadas de San Juan Bosco

images


El 31 de enero de cada año se celebra en nuestro país el Día Nacional de la Juventud, en honor a San Juan Bosco (1815-1888), el llamado Padre y Maestro de la Juventud.

Este sacerdote católico italiano, educador y escritor, dedicó su vida al mejoramiento y la educación de los jóvenes de las calles, delincuentes juveniles y otros niños desfavorecidos de la Italia del Siglo XIX.

Como educador, basó sus métodos en el cariño y la bondad, dejando a un lado los castigos tradicionales de la época.

Aquí te mostramos algunas de sus frases más destacadas:

-Todos los ejércitos son inútiles si Dios no los asiste.

-Haz el bien mientras aún tengas tiempo.

-Perdona todo a otros, pero nada a ti mismo.

-Nuestro mayor enemigo es la pereza; combatámosla sin descanso.

-No dejes para mañana el bien que puedas hacer hoy. Quizás no haya un mañana.

-No hagas nada hoy de lo que te puedas avergonzar mañana.

-Tolera las imperfecciones de los demás si quieres que los demás toleren las tuyas.

-Sin confianza ni amor, no puede haber una buena educación.

-Recuerda, Dios no recompensa los resultados, sino el esfuerzo.

-Déjate guiar por la razón y no por la pasión.

-El niño que no puede tolerar ofensas, que no puede aceptar el castigo de sus padres o superiores, aún está lejos de conocer la virtud.

-Mantente lejos de la pereza y de las personas perezosas. Lleva a cabo tus labores, ya que cuando nos dejamos llevar por la pereza estamos en peligro de pecar.

-Si tus padres viven en la fe, serán buenos consejeros, porque te conocerán bien, y su consejo será bueno y fiable.

-El buen cristiano obedece a sus padres, sus maestros y sus superiores, porque en ellos ve a Dios.

-Dios a veces castiga a los padres negligentes en esta vida y acorta los días de los niños desobedientes.

-En cuanto sientas la tentación, ocúpate con algo. La pereza y la modestia nunca van juntas.

-Por desgracia, los padres no son siempre buenos consejeros, ya que no siempre se guían por lo que es mejor para el bienestar espiritual de su hijo.

-La experiencia me ha demostrado que el bienestar y la felicidad de una familia solamente están garantizados por la práctica de la religión.

-Sé obediente con tus superiores y sumiso a sus órdenes, ya que son nuestros superiores los que velan por nosotros como si tuvieran que dar explicaciones a Dios sobre el bienestar de nuestras almas.

Artículos relacionados: