Embajador EEUU pide a empresarios involucrarse en cambio positivo y luchar contra la corrupción

Embajador EEUU pide a empresarios involucrarse en cambio positivo y luchar contra la corrupción

Embajador EEUU pide a empresarios involucrarse en cambio positivo y luchar contra la corrupción

Santo Domingo.-El embajador de los Estados Unidos en Santo Domingo, James W. Brewster, llamó a empresarios y líderes sociales del país a ser parte del cambio que necesita el país para afrontar mejores condiciones en ámbitos como el de la electricidad, la educación, la seguridad ciudadana, la integración social y la competitividad.

El diplomático destacó que el actual es un momento de transición global para lo cual todos deben estar listos.

En su discurso como orador del Almuerzo Mensual, celebrado en el Hotel El Embajador en un ambiente de festividad por el Día de Acción de gracias (Thanksgiving Day) y en el que presentó también lo que consideró los logros de su primer año de gestión.

Brewster dijo que muchas asociaciones empresariales, incluyendo la Cámara, han prestado sus voces y recursos para, de manera proactiva, resolver algunos temas claves, como es el caso del tema de  educación.

“Sin embargo, los dueños de empresas y los prominentes miembros de la sociedad tienen una obligación de elevar su voz, de reunirse con sus representantes en el Congreso, demandar reformas y contribuir a ser parte de la solución”.

Dijo que «ya se acabó el tiempo de permanecer al margen y esperar que las cosas cambien».

Brewster llamó a los presentes a exigir más de su gobierno, y contribuir a crear condiciones favorables para que las industrias dominicanas puedan competir a nivel internacional, para que la sociedad prospere.

A modo de ejemplo, se refirió a cómo en los Estados el sector privado está luchando por lo que ellos creen será para beneficio del público en general.

“En educación, el movimiento de reforma que hoy se lleva a cabo no está encabezado por activistas de la base o por líderes sindicales, sino por líderes empresariales como Bill Gates y Mark Zuckerberg.  Están utilizando lo que han aprendido dentro del mercado del mundo libre, donde la innovación es rey y los cuellos de botella y las reglas de la política moderna se ven como obstáculos a superar. Estas transformaciones no se llevan a cabo simplemente a través de las urnas electorales, sino a través de la movilización de la opinión pública y motivando el cambio”.

Corrupción y momento crucial

Durante su discurso, el diplomático norteamericano también tuvo palabras para lo que calificó como “una de las partes más dañinas del panorama económico en muchas partes del mundo, incluyendo la República Dominicana.  La corrupción funciona como un impuesto adicional, haciéndole daño tanto a los ciudadanos como a las empresas, degradando el clima de inversión y sofocando el crecimiento económico”.

Brewster dijo que, si esta situación ha de cambiar algún día, el sector privado tiene que adoptar medidas positivas.

“Es importante adoptar una política de no tolerancia ante la corrupción en el sector público y privado.  Así como la documentación original es fundamental para obtener una visa estadounidense, también son esenciales los contratos fidedignos para los inversionistas extranjeros”.

Consideró difícil el asunto, pero animó a los presentes a buscar maneras para enfrentar el status quo.

“En mi país, la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero fomenta el temor entre aquellos empresarios que están considerando pagar un soborno o realizar transacciones ilegales.  Pero es la responsabilidad de todos, no sólo del gobierno, de ser responsables y cambiar la cultura de cómo realizar negocios”.

El tema de la corrupción lo trajo a colación en un discurso que arrancó destacando cómo estamos en un momento histórico crucial en el que se trata de construir un ambiente creativo e innovador, donde las empresas puedan prosperar y la clase media crecer.

“Para poder motivar el cambio y crear un mercado innovador, creativo y competitivo, preparado para el siglo 21, ustedes tienen la obligación de motivar al gobierno y a los líderes influyentes de promover el cambio en las políticas públicas que fomentan la competitividad.  Una comunidad empresarial comprometida, conjuntamente con grupos de apoyo bien organizados, así como la voluntad y las energías de enfocarse a largo plazo, es lo que se necesita para resolver algunos de los retos sociales y económicos más críticos que hoy tenemos por delante”.