Elijamos construir un mejor país

170

A partir del extenso discurso del Presidente de la República en el salón de la Asamblea Nacional se han producido interpretaciones muy diversas, unas a favor y otras en contra.

EL DÍA utilizó, en sus páginas interiores, un título sugestivo al denominarlo como un “discurso esperanzador”, a sabiendas de que la mayor parte de su contenido era controvertido y político, sabiendo que quien lo pronunciaba tenía el interés de presentar lo mejor de su gestión.

El fantasma de la reelección que deambulaba por los pasillos del Congreso hacía más controversial la pieza.
Sin embargo, queremos usar la parte “in fine” del discurso para apuntalar el mensaje esperanzador de que nuestras diferencias no nos impidan construir un mejor país.

Vamos a tomar parte del contenido del discurso del Presidente de la República y hacer las siguientes consideraciones:

“Elijamos pensar que quien nos habla tiene buenas intenciones, en vez de sospechar de su palabra. Elijamos ver el potencial de cada cosa y cada persona, y no sus defectos.

“Elijamos intentar nuevos caminos, buscarles la vuelta a los problemas, pero nunca rendirnos.

“Prefiramos vivir en el país del vaso medio lleno, del optimismo, del ‘sí se puede’, del ‘vamos arriba’”.
Cambiemos el “sálvese quien pueda” por el “juntos podemos”.

El egoísmo por la solidaridad.
La prisa por la comprensión.
El cinismo por la esperanza.

-- publicidad --