El tamaño del Estado

37

La República Dominicana cuenta con cientos de economistas de oídas, que plantean sus argumentos de manera pública en cualquier esquina de la ciudad. Y se explayan en sus argumentos de porqué el dólar norteamericano “ha subido” en los últimos meses hasta sobrepasar una tasa cambiaria que llama a la reflexión.

Los economistas con un grado académico ven el fenómeno de otra forma. Y saben que, en realidad, lo que sucede es que el peso dominicano ha perdido y viene perdiendo, de manera muy sensible, su valor adquisitivo frente al dólar.

En otras palabras, el peso dominicano solo sirve para comprar cada día menos cosas en el mercado nacional.

Incluidos los productos de primera necesidad.

Hay sectores, empresarios, economistas y líderes políticos que hacen públicas sus recetas, desde un tiempo a esta parte, para revertir el fenómeno que vive la moneda dominicana, con tendencia a disparar, cada día más, la inocultable situación inflacionaria por la que atraviesa el país.

¿Y qué plantean? Entre otras cosas: simplificar el tamaño del Estado. ¿Y para qué? Con el propósito de reagrupar instituciones, ministerios y carteras con misiones comunes. Eso incidiría en una disminución del gasto público. También bajar, mediante los medios más idóneos, la capacidad de endeudamiento del Gobierno.

Hay más argumentos. Como que el país y la banca necesitan una política de disminución de los altos costos de intermediación financiera. Eso propiciaría una movilidad a la baja de las tasas de interés, entre otros beneficios. ¿Qué se podría lograr de todo esto? Con voluntad de hacer, mucho. Tenemos un año completo para avanzar por este camino promisorio.

-- publicidad --