Miércoles, 18 de septiembre, 2019 | 11:50 am

El papa Francisco envía condolencias por muerte obispo

Sepelio. Monseñor Pablo Cedano fue sepultado ayer en la basílica de Higüey. Deceso. Cedano falleció el pasado lunes a los 82 años.

Los restos de Cedano descansarán en  la cripta de los obispos en  la basílica. fuente externa
Los restos de Cedano descansarán en la cripta de los obispos en la basílica. fuente externa


HIGÜEY, LA ALTAGRACIA.-Con la presencia de obispos, sacerdotes, familiares y feligreses fueron sepultados en la cripta de los obispos en la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia (Higüey) los restos de monseñor Pablo Cedano Cedano, obispo auxiliar emérito de la arquidiócesis de Santo Domingo, fallecido el pasado lunes a los 82 años.

En la eucaristía, presidida por monseñor Diómedes Espinal de León, presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) y obispo de Mao-Montecristi, se leyeron las condolencias enviadas por el papa Francisco, quien “ofrece sufragios por el eterno descanso del difunto prelado y otorga con afecto la confortadora bendición apostólica, como signo de fe y esperanza en el Señor resucitado”.

Durante la homilía de la misa exequial, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, arzobispo emérito de Santiago de los Caballeros, además de valorar todo el trabajo pastoral de monseñor Cedano, recordó los inicios de su amistad y su acogida al llamado vocacional.

Sus familiares y allegados resaltaron las virtudes que distinguieron a Cedano durante su ministerio sacerdotal y episcopal, calificándolo como un buen pastor, sencillo, humilde y entregado al servicio.

Monseñor Pablo Cedano nació el 25 de enero de 1936 en la sección Santana del municipio de Higüey.
El 2 de julio de 1967 fue ordenado presbítero en la diócesis Nuestra Señora de La Altagracia, Higüey, donde se desempeñó como vicario de pastoral y vicario general. Fue ordenado obispo el 6 de julio de 1996, en la Catedral Metropolitana Santa María de la Encarnación, y nombrado obispo auxiliar de la arquidiócesis de Santo Domingo.

La muerte de Pablo Cedano enlutece a la feligresía católica del país, por lo que la Conferencia del Episcopado Dominicano pidió al Señor por el eterno descanso del alma de monseñor Cedano y el consuelo para sus familiares.

Honores

La Sala Capitular del Ayuntamiento de Higüey declaró tres días de duelo municipal por la muerte del líder católico, quien gozaba de gran aprecio, tanto en su pueblo natal como en todo el país.

1996 Ordenado obispo.
Pablo Cedano, quien previamente, en el año 1967, fue ordenado como presbítero de la diócesis de Higüey. Falleció el lunes 19.