El Covid-19 no se ha ido

131

En la cabeza de muchos dirigentes políticos y muchos ciudadanos pareciera que está la idea de que con el estado de emergencia se acabó la presencia del nuevo coronavirus Covid-19 de la República Dominicana.

Lamentablemente, se equivocan.
El virus está más presente que antes y las posibilidades de contagio son mucho mayores.
Lo ocurrido el fin de semana fue una suma de acciones irresponsables que ojalá no tengan consecuencias ulteriores.

Lamentamos el silencio del Ministerio de Salud Pública, que fue muy diligente cuando un poco instruido “Peregrino” reunió a un grupo de personas en Puerto Plata.

Lo ocurrido el fin de semana, en caravanas y francachelas, fue mucho peor que el también criticable episodio del Peregrino.

Parte de los retos que tiene la clase política en la actualidad es usar el ingenio para que la campaña no ponga en riesgo al elector.

Pero también el Ministerio de Salud Pública tiene la obligación de trazar las pautas apegándose a los criterios sanitarios.

El mal ejemplo de altos dirigentes de la clase política le quita autoridad moral para guiar a la población y reclamarle medidas de prevención para evitar la propagación del Covid-19.

El desbordamiento, también, de personas que se lanzaron a “francachelas” abiertas da una muestra de que no se tiene conciencia de que los riesgos del virus siguen latentes.
Repensemos nuestras acciones para evitar contagios y muertes evitables.

-- publicidad --