El caso de Ángela de Vargas y la violencia verbal contra la mujer

29
El Big Papi publicó un video explicando la situación ocurrida en el avión y ofreciendo su respaldo a Ángela García de Vargas.

Santo Domingo.-Ángela García de Vargas, esposa del Ministro de Relaciones Exteriores dominicano, se vio envuelta en un incidente en un avión que pone de manifiesto una de las tantas formas de violencia contra la mujer.

El ídolo del béisbol de Grandes Ligas David Ortiz, que estaba en el avión, puso el dedo en una de las tantas llagas que tiene ese problema: la agresión verbal.

Manifestó que el hombre dominicano suele apoyar este tipo de acciones contra la mujer y que esa es una de las razones por las que en nuestro país se producen tantos feminicidios.

El especialista Luis Bergés lo pone en términos más académicos, cuando dice que la mujer sufre violencia a través del lenguaje verbal y el no verbal.

Ambos elementos se pusieron de manifiesto en el incidente y en los comentarios que muchos hombres hacían al video que se divulgó por diversos medios y en los que lanzaban críticas contra Ángela García.

El incidente tuvo su génesis en que el lunes pasado los pasajeros debieron durar unas nueve horas dentro de la aeronave debido a que los problemas climatológicos le impidieron aterrizar en New York a donde se dirigían.

Sobrevolaron los tres aeropuertos de esa urbe hasta que finalmente la tripulación tomó la decisión de ir a Boston, donde aterrizaron para recargar de combustible, ya que se le estaba agotando.

Tras aterrizar duraron tres horas dentro de la aeronave que estaba parqueada esperando el reabastecimiento de combustible y que pudieran partir a New York. La presencia de muchos latinos entre los pasajeros impuso el dicho de “a mal tiempo, buena cara”.

El piloto puso la nota latina a la espera y la amenizó con música. Cuando sonó la canción “Despacito”, interpretada por Luis Fonsi y Daddy Yankee, Ángela García mostró lo espontánea y extrovertida que suele ser y animada por el ídolo del béisbol y de la ciudad de Boston, el dominicano David Ortiz, empezó a bailar para animar a los pasajeros que esperaban por más de tres horas.

La mayoría se divertía, tratando de olvidar las incomodidades del viaje, pero a uno de los pasajeros, al parecer un norteamericano sajón, le molestó el ambiente y reclamó que pararan la música dirigiéndose a Ángela García.

David Ortíz encrespó al pasajero por la forma en que se dirigió a su compatriota, la cual se había quedado casi paralizada, al parecer sorprendida por la reacción del sajón.

Ese episodio provocó comentarios de todo tipo, muchos de los cuales eran despectivos y otros muy ofensivos contra la esposa del canciller Vargas Maldonado.

David Ortíz, protagonista de primera mano del episodio, reaccionó a esos comentarios haciendo un fuerte llamado de atención que quizás, sin proponérselo, ponía el dedo sobre una de las tantas llagas que tiene la violencia contra la mujer: la agresión verbal.

El ídolo del béisbol difundió un video en el que se quejaba de la actitud de los hombres dominicanos frente a la mujer y señaló que esa es una de las razones por la que en el país se producen tantos feminicidios.

“El gran problema de nuestro país es que nosotros mismos somos los que promovemos los feminicidios”. Al referirse a la actitud del pasajero frente a Ángela García y los comentarios posteriores dijo que son una muestra de que el hombre dominicano apoya este tipo de violencia contra la mujer.

“Esa es la razón por la cual nosotros los hombres en República Dominicana, la gran mayoría, tomamos la mala decisión de golpear o matar mujeres, porque somos apoyadores de lo malo.

Teníamos tres horas parqueados en el avión.

Ya con el tiempo uno estaba aburrido y a ella se le ocurrió hacer esa chercha de poner música y bailar porque estábamos trancados sin poder movernos para ningún lado y entonces este tipo viene la ofende a ella y oye ahora a todos esos apoyadores allá en el patio (República Dominicana) diciendo que ella fue la que actuó mal.

Ese tipo le faltó el respeto y todo el que tiene una mujer, una familia femenina tiene que darse cuenta que él lo hizo mal”, puntualizó David Ortiz, quien enfatizaba su mensaje utilizando algunas palabras fuertes.

Cultura patriarcal

Luis Bergés explica que la intimidación a través del lenguaje verbal es uno de los factores que pueden generar violencia de género, aunque en nuestro país las restricciones a las mujeres se deben a una “cultura patriarcal».

“Cuando hay alguna forma de intimidación hacia una mujer hay una inequidad, porque si ella sigue con una determinada conducta puede correr el riesgo de que la intimidación pase a un hecho mayor”, manifestó.

Justamente Ángela García se quedó paralizada, mirando al sajón que le increpaba, cuando David Ortiz dentro del avión salió en su defensa.

Vergés dijo que no solo el lenguaje verbal puede intimidar una mujer, sino que también la violencia se puede ejercer a través del lenguaje no verbal (gestos, lenguaje corporal, postura, expresión facial, contacto visual).

“Si una mujer se siente amenazada por la mirada o algún gesto que se pueda interpretar como amenazante, eso también es una forma de violencia”, aclaró.

Violencia tolerada

Asimismo, dijo que la violencia contra las mujeres es permitida por la sociedad en nuestro país y que hacen falta observadores activos que cuando se produce la violencia puedan bajar los niveles de tensión y normalizar la situación.

“Todavía hay mucho contubernio y si se mantiene la violencia contra las mujeres es porque la sociedad lo permite, si la sociedad no permitiera eso, entonces ese tipo de prácticas irían desapareciendo”, explicó el profesional.

Afirmó que mucha gente permite y auspicia la violencia por ignorancia, porque esa ha sido la costumbre tradicional de que la mujer tiene que estar sometida.

La versión de Ángela García

Ángela García narró la situación que había pasado junto al pelotero y exhortó a las personas a vivir con buena actitud y a vivir la vida.

“El lunes vivimos una larga experiencia en nuestro vuelo a NY. Compartí esta experiencia con el Big Papi (David Ortiz) que estaba a bordo de ese vuelo.

Tuvimos que aterrizar después de 6 horas volando cerca de New York.

Los 3 aeropuertos estaban cerrados (JFK. LGA. EWR) por una tormenta y nos mandaron aterrizar a Boston y por más combustible”, dijo.

-- publicidad --