Miércoles, 18 de septiembre, 2019 | 6:01 pm

Educación técnica superior, una bisagra al mundo laboral

Visión. El Instituto Técnico Superior ofrece carreras de dos años y medio con gran demanda laboral. Desarrollo. Priorizan alumnos de sectores vulnerables.

Los alumnos son capacitados con el uso de la tecnología más moderna, lo cual les permite estar familiarizados  con ellas cuando se insertan al mercado laboral.  ELIESER TAPIA
Los alumnos son capacitados con el uso de la tecnología más moderna, lo cual les permite estar familiarizados con ellas cuando se insertan al mercado laboral. ELIESER TAPIA


SANTO DOMINGO.-La familia dominicana tradicional se siente complacida cuando los hijos sacan su título de licenciado o ingeniero y suelen hasta ver como un fracaso a aquellos que “solamente” aprenden un oficio.

El calificativo de profesional se le atribuye al que pasó el proceso de la educación clásica en una universidad convencional. Tanto así que al que entienden que no tiene aptitudes el reclamo es: “ya que no puedes, haz aunque sea un cursito técnico”.

Esos elementos que forman parte de la cultura dominicana explican el porqué ha conllevado un esfuerzo extra el posicionar la utilidad de los centros de educación técnica, aun sean estos de nivel superior.

Pioneros

Las mujeres se interesan en todas las áreas, incluso la industrial.

Las mujeres se interesan en todas las áreas, incluso la industrial.

Entre los primeros que empezaron a trillar ese camino están el Politécnico Loyola, el Instituto Superior de Agricultura o el Instituto de Peritos Contadores (La Perito), para solo mencionar algunos casos.

El concepto es el mismo, formar técnicos cualificados sin que necesariamente tengan que hacer una licenciatura en una universidad clásica.

Las bondades también se mantienen: altas tasas de inserción laboral de los egresado. En medio de ese ambiente surgió el Instituto Tecnológico Comunitario (ITC), mejor conocido como el “Comunity College” de San Luis.

Fue concebido como una institución que responda a los estándares internacionales, con instalaciones que reflejen aire académico del primer nivel, para lo que construyen los 46 laboratorios para las prácticas de las 27 carreras que ofrecen.

“Se trata de un concepto muy popular en economías desarrolladas, pero aquí es poco socorrido. Esta es la primera experiencia de un Colegio Comunitario con carreras técnico superior”, explica el rector de la entidad Milton Reyes.

Explica que esta iniciativa está dirigida a los económicamente más vulnerables, pues además de que las carreras duran, en promedio, dos años y medio, capacita a los egresados a entrar al mercado laboral a través de áreas en las que hay mucha demanda de ese tipo de profesionales.

Milton Reyes, rector del ITC, habla sobre el novedoso modelo.

Milton Reyes, rector del ITC, habla sobre el novedoso modelo.

“Este es el nuevo referente de la educación superior”, enfatizó al participar en los Coloquios de EL DÍA.
El rector del ITC señala que la oferta curricular del Instituto Tecnológico Comunitario está diseñada en virtud de las necesidades de las empresas.

Posibilidad de crecer

Aunque ya la matricula estudiantil de la entidad superó los 6,300 alumnos, su capacidad actual le permite recibir hasta ocho mil, con posibilidad de seguir ampliándola.

Milton Reyes, un ingeniero en informática que desarrolló su vida académica en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, entiende que hay que difundir más las bondades de la educación técnico superior, especialmente en los sectores de menos recursos económicos, porque es una vía de estudiar algo que le permita ingresar rápido al mercado laboral.

Revela que alrededor del 90% de los egresados de ese centro académico están trabajando en sus áreas. Indicó que la institución contempla un acercamiento con el Consejo Nacional de Zonas Francas para contribuir a la formación del personal técnico que requieren las empresas que se quieren instalar en el país.