Educación en pandemia

70

El presente año escolar pasará a la historia junto con la pandemia por su virtualidad. Su efectividad no debe evaluarse con los mismos parámetros que en tiempos ordinarios.
El periodo lectivo en curso está a punto de terminar y se observan presiones de padres y dueños de colegios para que se permita la presencialidad.

Algunas observaciones:
En términos prácticos y académicos no tiene mucho sentido volver a la presencialidad en las semanas que quedan de este periodo. Las aulas serían solo una especie de “salas de tareas improvisadas”.

Se pudiera aprovechar mejor el tiempo actual para preparar la presencialidad a partir de finales de agosto y que el próximo año escolar inicie bajo esa modalidad con protocolos aprendidos y ensayados.

Dicho eso y sabiendo que hablar de volver a la presencialidad en este año escolar no suena muy racional, tampoco sería absurdo generar espacios a los que las familias puedan llevar a los niños por varias horas al día.

Muchas familias, especialmente los padres jóvenes, necesitan ese tipo de servicios por razones emocionales y laborales.

Ahora bien, el mayor respiro que pueden tener los colegios y los padres es la certeza de que el próximo año escolar se haya organizado bien para la presencialidad en tiempo de pandemia.

-- publicidad --