Educación de calidad

Educación de calidad

Educación de calidad

Cuando la mayor parte de la población se volcó en el reclamo de que se le asignara al menos un 4 % del Producto Interno Bruto a la educación preuniversitaria lo que hacía era externar su deseo de que el país mejorara de manera sustancial la calidad de su sistema educativo.

En aquella oportunidad, hace 12 años, EL DÍA planteaba que de lo que se trataba era de invertir bien lo necesario para tener un buen sistema educativo.

Vistos los resultados de 10 años invirtiendo el 4 % del PIB en educación pre universitaria, alrededor del 25 por ciento del Presupuesto del Gobierno, mucha gente muestra su decepción y con mucha razón.

Nuestro sistema educativo no ha dado muestra de mejoría en cuanto a la calidad. Seguimos apareciendo en lugares vergonzosos en lectura y compresión, matemáticas y ciencias.

Pero las mejoras seguirán requiriendo una inversión económica adecuada, pero bien utilizada. Los reclamos de ahora no se deben enfocar en reducir los recursos destinados a Educación, sino en que se aprovechen de manera eficiente y que los fondos sean los que tengan que ser y sin camisas de fuerza.

Es hora de una nueva cruzada, como la que se movilizó en torno al movimiento “Educación Digna” para reclamar que se haga lo que haya que hacer en procura de dotar a República Dominicana de un sistema educativo eficiente y que sea instrumento para la formación integral de los estudiantes.



El Día