Miércoles, 26 de junio, 2019 | 9:06 pm

Deseos



El día 1 de enero frente a una bella playa en Las Terrenas mi mente comenzó a pensar: qué deseo. ¡Aquí va…! Deseo dar prioridad a cómo hago sentir a los demás en vez de esperar a que reaccionen como quiero. Deseo tener más amigos que “likes” y que la tecnología me conecte con ellos de verdad. Deseo que las personas prefieran ser reales y no vendan la imagen perfecta. Deseo leer más, escribir más y buscar menos excusas para hacerlo.

Deseo ser menos confiada y más precavida, pero no perder mi fe en la gente, nunca. Deseo estar a la altura de aquellas personas que me valoran y acompañan en este camino. Deseo ser la madre que mi hijo necesita y no la madre perfecta, deseo que mi pareja siga creyendo en mí como yo creo en él. Deseo encontrar siempre un momento para mi familia.

Deseo esa soledad en la que miro hacia dentro y descubro cómo enfrentar los problemas y seguir hacia delante. Esas caminatas en las que todo desaparece salvo dar un paso más y continuar. Deseo no desear demasiado para no romper la magia. Deseo que aquellos que tienen el poder de actuar lo hagan pensando en los demás y no solo en sí mismos.

Deseo ser capaz de sembrar respeto y un profundo deseo en los que me conocen de ser buenas personas. Deseo cuidarme más y quejarme mucho menos. Deseo ser fuerte, pero perdonar mis debilidades, deseo tener la capacidad de escuchar antes de hablar y, ante todo, deseo reír y hacer reír a quienes me rodean. Más sonrisas, más alegría, menos presiones, lágrimas y reclamos. Deseo levantarme cada día con mis deseos y vivir tan intensamente que se vayan sumando deseos cumplidos y nuevos por cumplir.
Y tú, ¿ qué deseas?

Ana Blanco

Publicidad