Crece la esperanza

Crece la esperanza

Crece la esperanza

*Por Julio Disla

Que la historia de toda la humanidad es la historia de un crimen abominable y de intentos de los mejores evolucionados desde la era de los grandes reptiles por impregnar de una mínima porción de humanismo a eso que se llama vida; ya lo sabemos.

Que mientras se ha avanzado en el conocimiento de la física y el descubrimiento de los recursos técnicos hasta extremos que justifican cualquier optimismo, es poquísimo el camino recorrido en la búsqueda de la solidaridad, también.

Pero adormecido por la peor de las drogas que es el conformismo y el volver la espalda a lo que no nos afecte con inmediatez, el tiempo pasa sin que nos demos cuenta las más de las veces del crimen cuya complicidad asumimos invariablemente con el pretexto de que no está en nuestras manos evitarlo.

Algo, sin embargo, de cuando en cuando, sacude nuestra indiferencia: un horror cuantitativamente mayor, que nos produce un sobresalto cualitativo y nos hace dudar del derecho a permanecer inmóvil del ser humano, que por naturaleza, es dinámico.
Pese a lo dicho, no soy de los totalmente pesimistas en nuestra autovaloración moral.

Si, como los creyentes afirman, “somos hijos de Dios”, no hay más remedio que sacar pésimas conclusiones al juzgar a nuestro padre, pues, si somos hechos a su imagen y semejanza, el espejo refleja el rostro nauseabundo de un monstruo lovecraftiano que, en su peor posibilidad, puede llegar a llamarse Ronald Reagan, George Bush, Mijaíl Gorbachov, Margaret Thatcher, George W Bush, Pinochet, Rafael Leonidas Trujillo o Joaquin Balaguer.…

Pero si somos el producto casual de la evolución autodinámica de la materia, hay que reconocer que desde los gigantescos saltamontes hasta el Papa Francisco, Carlos Marx, Federico Engels, Lenin, Stalin, Enver Hoxha, Ernesto Che Guevara, Fidel Castro Ruiz….. algunas especies han evolucionado muy bien.

Lo sorprendente quizá, en un mundo caótico, es que sean posibles, junto a la más despiadada tortura, la más sublime abnegación y – lo que puede conducir a ella – la capacidad todavía no muerta de indignarse ante un atropello cometido a miles de kilómetros de nuestra confortabilidad.

La monstruosidad tiene siempre el mismo nombre: Imperialismo. Se pronuncia tantos cuando se ofende mínimamente a semejante como cuando se masacra a un pueblo o se asesina a quien mejor lo represente.

En su proyección política internacional, en los últimos tiempos Estados Unidos, directamente o moviendo sus peones – como Israel ahora – suele ser protagonista ominoso de nuestras peores pesadillas; los pueblos indefensos de Oriente Medio, sobre todo de Palestina, siempre el mismo pueblo, la proyección catastrófica del paria eternamente pisoteado por el prepotente.

Pero pronto o tarde la historia cambiará de signo: Los atropellos de los Israelíes y los norteamericanos contra el pueblo de Palestina algún día encontrará la forma de su propio terror. No creerlo así sería aceptar la victoria final del demonio; El dolor y la muerte de Palestina hace crecer la ESPERANZA..



Avatar

El Día