Control del pánico en tiempos de aislamiento

Claustro. Este puede alimentar las preocupaciones, miedo y provocar incertidumbre. Consejo. Evitar suposiciones irracionales, pues es el momento de cuidar lo que se piensa.

306
Para tranquilizar los pensamientos, revisa lo que pasa por la mente y trata de alejarlos con ejercicios de respiración.

SANTO DOMINGO.-La claustrofobia es ese temor obsesivo de estar encerrado aun por poco tiempo, en espacios pequeños que muchas veces se puede convertir en una patología.

De acuerdo a la psicóloga Mónica Báez, el Covid-19 ha cambiado la rutina de millones de personas. Agrega: “todos hemos visto alguna vez una de esas series que simulaban situaciones parecidas a lo que está pasando, sin embargo, eran guiones de películas, así se piensa a manera de negación, como mecanismo de desconexión por miedo, a veces decimos: “eso le pasa a cualquiera, a mí no. ¡falso!”.

La especialista destaca que las personas reaccionan de modo diferente ante situaciones estresantes, pues no se está preparado para cambios drásticos en la vida, la cual se llevaba de manera mecánica y que hoy, para propia protección, se pide un alto.
Cambio de paradigma

Báez, quien labora en el Grupo Profesional Psicológicamente, refiere que esta interrupción ha logrado una visión de lo que dábamos por hecho (la libertad o libre tránsito, trabajo, familia, salida social, amigos), y ahora, además del temor al contagio, el encierro individual genera miedo y frustración de no saber qué pasara con esta enfermedad, “la cual no podemos controlar, pero sí, tenemos control de nuestra conducta para evitar el contagio”.

Dijo que en este aislamiento y claustro personal a pesar de estar rodeados del sistema familiar, los pensamientos, pueden producir preocupación, miedo, incertidumbre, cuestionamientos como ¿qué pasaría si alguien me contagia? ¿si se contagia un familiar cercano? ¿si muere? ¿cuánto durará?

“Todas son preguntas ciertas y que ocasionan más ansiedad, somatizaciones y sensaciones en las que el aislamiento se hace más difícil y se siente una especie de claustrofobia, siendo muy probable que esta reacción a lo que pensamos, produzca la extraña sensación de falta de aire, querer salir corriendo y ansiedad extrema”.

Báez asegura: “Años atrás, el mundo sufrió otras pandemias y pudo sobreponerse, esta vez se tiene la ventaja de la tecnología que nos mantiene informados con rapidez, pero además, la ciencia posee más avances y tenemos más recursos”.

Recomendaciones
Aconseja que para tranquilizar los pensamientos catastróficos, revisar lo que pasa por la mente y tratar de alejar lo que se piensa con una respiración adecuada que ayude a relajarse.

“Dejemos a la ciencia y las autoridades que hagan su trabajo, el nuestro es el más simple, quedarnos en casa.

Evitemos suposiciones irracionales, es momento de cuidar lo que pensamos, pues la salud mental es encontrar balance en la información, lo que escuchamos, vemos y compartimos, aprovecha para un détox de todo lo dañino para tu mente”.

La especialista afirma que este tiempo es propicio para conocerse mejor y conocer más y compartir con quienes tienes cerca.

-- publicidad --