Cómo introducir alimentos sólidos al finalizar la lactancia exclusiva

Labor. Programa de gestión del riesgo materno-infantil. “Misión padres” orienta a afiliadas sobre la primera infancia. Nutrición. Alimentación complementaria fortalece desarrollo de los sentidos.

154
Para iniciar la alimentación complementaria se recomienda comenzar con porciones pequeñas.

SANTO DOMINGO.-La alimentación complementaria, definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el proceso de transición entre la lactancia materna exclusiva hacia los alimentos familiares, abarcando el período entre los 6 a 24 meses de vida.

Esta se inicia alrededor del sexto mes, cuando la leche materna por sí sola no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales del lactante en crecimiento, y por tanto es necesario incorporar otros alimentos y líquidos a su dieta diaria.

La alimentación complementaria juega un papel muy importante en el desarrollo psicomotor del infante, y establece las bases para la inclusión del lactante en la vida familiar.

El Grupo Humano, consciente de la importancia de la nutrición en cada eta de los infantes, ofrece orientación a los padres a través del programa de gestión del riesgo Materno-Infantil, Misión Padres para asegurar el bienestar de sus afiliadas.

A través de este acompañamiento personalizado, de la mano de su médico especialista, para garantizar el cumplimiento de las intervenciones que modifican positivamente el desenlace de la gestación. Las madres aprenden sobre la importancia de este proceso y de por qué es importante iniciar este proceso.

Incide en su desarrollo

La introducción de alimentos solidos a la dieta del lactante es un evento muy importante para su desarrollo físico, psicomotor, emocional, afectivo y social.

Es una experiencia que propicia la maduración de sus sistemas, exponiéndolo a nuevos sabores, olores y texturas, y ayudándolo a establecer la coordinación neuromuscular necesaria para otros procesos dentro de su crecimiento y desarrollo.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud con relación a la alimentación complementaria sugieren que los lactantes reciban lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, para garantizar un crecimiento, desarrollo y salud óptimos.

Los primeros pasos

A partir del sexto mes, debe ir recibiendo alimentos complementarios con nutrientes adecuados y que no representen riesgos para su salud, mientras continúan recibiendo leche materna hasta los dos años de vida, o más.

El sexto mes de vida es el momento en el que el aparato digestivo del lactante esta preparado para adaptarse a la ingestión, digestión y absorción de nutrientes diferentes a la leche materna.

Aunque la aparición de los dientes es un poco posterior, los lactantes tienen a los seis meses la capacidad para tragar alimentos blandos y húmedos, lo que fortalece su proceso de deglución voluntaria, además de ser muy necesario para el desarrollo de la mandíbula y la lengua, que serán luego necesarios al momento de aparecer el lenguaje.

El estómago, como parte del desarrollo del lactante aumenta su tamaño y capacidad, lo que le permite ingerir mayores cantidades de alimentos, mejorando también su capacidad para digerir y absorber los nutrientes contenidos en ellos.

Tomando todo esto en consideración, es posible afirmar que, a los seis meses de vida, el lactante se encuentra apto para iniciar el proceso de adaptación a los alimentos sólidos.

Cómo saberlo

El desarrollo neuromuscular será el factor determinante para establecer si el lactante está listo para iniciar la alimentación complementaria. Para esto es necesario que el niño sea capaz de tomar una posición erguida, sostenga por si solo la cabeza y el tronco y pueda sentarse; además, debe haber adquirido la habilidad de masticar.

El pediatra, es el mejor aliado en ayudar a determinar el momento adecuado, y cualquier duda debe siempre ser consultada con él.

La alimentación complementaria es una actividad que fortalece el desarrollo de los cinco sentidos, además de que integra el lactante a la vida en familia, por lo que es importante que desde el inicio se le ofrezcan los alimentos que va a consumir en su hogar, para ir acostumbrándolo a la aceptación de esos alimentos con todas sus características, exceptuando aquellos alimentos ricos en sal y azúcar.

Sabios consejos

1— Comida variada
Dale sabores variados para que los conozca y se adapte a los mismos.
—2— Conoce sus gustos
Si rechaza reiteradamente alguno, no se debe presionar, simplemente cesar la oferta de ese alimento e intentarlo de nuevo otro día.
—3— Una experiencia
Debe ser sensorial completa, con olores, sabores, colores y texturas.

-- publicidad --