Colegio Médico, SRL

Colegio Médico, SRL

Colegio Médico, SRL

Finalmente el Colegio Médico Dominicana empieza a mostrar con claridad su rostro patronal cuando de Seguridad Social se trata, igual como la Asociación Dominicana de Clínicas Privadas o la Asociación Nacional de Laboratorios Clínicos Privados o la Asociación Dominicana de Administradoras de Riesgos de Salud.

Son grandes beneficiarios de los negocios que se han tejido con el sistema de la Seguridad Social y sus disputas con los otros actores, se producen por quién saca la mejor tajada de ese pastel. Nada que ver con el interés del afiliado o del paciente.

Las disputas entre las ARS, el Colegio Médico, la Asociación de Clínicas y la Asociación de Laboratorios son exclusivamente comerciales, que tienen el lucro como punto central.

Por eso pegan el grito al cielo cuando la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales toma medidas como la de tratar de contener el copago de los afiliados a los prestadores de servicios médicos, o cuando se intenta implementar el sistema de atención primaria como puerta de entrada al seguro familiar de salud.

Afecta su rentabilidad excesiva.
Las unidades de atención primaria evitarían que un paciente vaya innecesariamente donde un especialista, que cobra como especialista, y también reduciría la afluencia innecesaria de personas a las clínicas privadas.

El Colegio Médico Dominicana tiene la dualidad de que además de representar intereses comerciales propios de sus miembros, son también empleados públicos (en los hospitales) que utilizan ese instrumento para presionar beneficios frente a sus competidores o contrapartes en sus negocios privados.

También tiene la ventaja de ser un gremio monopólico amparado por una ley de colegiación que pone en sus manos una responsabilidad propia del Estado.

En cuanto al tema del Sistema de la Seguridad Social, el Colegio Médico es representante de unos prestadores de servicios con visión comercial y por tanto, en ese campo, sus intereses no son necesariamente los de los afiliados.
Ponemos sobre la mesa esta realidad para exigir que en las disputas comerciales de actores del sistema de la seguridad social no se utilice la afectación del sistema público de salud como forma de presionar en los conflictos naturales entre actores de un mercado.



El Día

Noticias Relacionadas