Bodas sin marido, la última moda en Kioto

10

¿Has soñado alguna vez con vestir de novia y sin embargo no tienes pareja ni intención de tenerla? ¿Te gustaría arreglarte como una princesa y vivir por un día la sensación de ser la más bella del lugar? ¿Desearías presumir ante tus amistades de las fotos de tu boda? Si es así, deja de soñar; una empresa de Kioto hace realidad tus deseos.

Aunque la propuesta pueda parecer de lo más extravagante, Cerca Travel, una agencia de viajes especializada en confeccionar paquetes turísticos para mujeres, ofrece la posibilidad de ponerse en la piel de una novia y pasar por una experiencia similar a la que se vive el día del enlace. Por un precio que oscila entre los 2.500 y los 3.150 euros (de 320.000 a 400.000 yenes), la empresa organiza una ceremonia en la que no falta ningún detalle.

De la elección del vestido a la sesión fotográfica

La iniciativa, impulsada por Yukiki Inoue, la presidenta de la compañía, nació hace un par de años como respuesta a una demanda manifestada por una colega que soñaba con tener su propio álbum de fotos vestida de novia, sin haber pasado por el altar. Desde entonces, más de 130 mujeres han optado por una boda en solitario, un paquetes de dos días, durante los cuales la interesada cuenta con un equipo de profesionales que la asesoran permanentemente para que todo salga a la perfección.

La primera jornada se destina a la elección del vestido y de los complementos, para lo cual, un personal shopper la acompaña y aconseja. Puede optar por un traje de novia tradicional de color blanco -con su correspondiente ramo de flores a juego-, o por un kimono.

El segundo día -el de la boda- empieza con una sesión de peluquería y maquillaje de la mano de un estilista, tras lo cual la novia se viste y se arregla hasta el último detalle. Una vez lista, llega la hora de la verdad, el momento más esperado: la sesión fotográfica en el jardín japonés de Shugakuin Kirara Sanso. Allí, como si de una ceremonia de enlace real se tratara, se van reproduciendo gestos y rituales que permitirán confeccionar un delicado álbum que se librará a la interesada semanas después.

Aunque lo habitual es que la mujer aparezca sola en el reportaje, la agencia ofrece la opción de contar con un figurante a modo de novio, para dar mayor realismo a la situación.

El perfil de mujeres que ha viajado a la ciudad de Kioto y ha contratado los servicios de Cerca Travel para una boda sin marido es heterogéneo. Entre ellas se encuentran singles sin interés por encontrar marido, pero deseosas de sentirse por un día como una novia tradicional; solteras con deseos de casarse; casadas que en su día no tuvieron la oportunidad de inmortalizar el momento en todo su esplendor, divorciadas…

Las experiencias, según la organización, han sido de lo más variadas. En cualquier caso, teniendo en cuenta la originalidad de la iniciativa, ¿tú qué opinas?

Fuente: La Vanguardia.

-- publicidad --