Avance de las criptomonedas

Avance de las criptomonedas

Avance de las criptomonedas

Cuando hablamos de criptomonedas nos referimos a aquellos medios de pagos digitales basados en la criptografía, o sea que se basan en criptologías, para asegurar transacciones de carácter financiero.

En otras palabras, medios de pago tal cual fuesen monedas, creadas, con el fin de convertirse en valores y poder realizar transacciones financieras.

Un concepto difícil de asimilar para el común de los ciudadanos, pero muy fácil para aquellos versados en las finanzas.

Estas monedas digitales se caracterizan por la falta de un control centralizado o banco central, cuya fórmula o programa de creación se esconde detrás de las denominadas cadena de bloques, que a su vez hace las posibilidades de descifrarlas casi imposible.

El objetivo detrás de la creación de estas criptomonedas ha sido impartir mayor agilidad en las transacciones electrónicas, reducir los costos transaccionales y sobre todo eliminar los intermediarios o instituciones financieras, lo cual facilita la falta de control. Por ello se aduce que las criptomonedas han contribuido a la realización de transacciones ilícitas, o al menos alejadas del control impositivo.

La más famosa de las criptomonedas es el denominado Bitcoin, creado en 2009, y hoy en día el más propagado, con valor equivalente a más de US$13,000 cada unidad. Ahora nos aparece el anuncio de que Facebook, tal vez la red social más popular de la Tierra, planifica el lanzamiento de una nueva criptomoneda denominada Libra.

Recuerden que Facebook es dueño del Instagram, al igual que el servicio de mensajería digital WhatsApp. Estos servicios tienen más de 1,500 millones de usuarios, lo cual le permite potencialmente ser el mayor emisor de dinero del mundo.

En República Dominicana estas criptomonedas apenas tienen un puñado relativo de usuarios, ya que preferimos aun manosear el dinero en vez de manipularlo digitalmente.

Pero esa preferencia está cambiando con los servicios bancarios digitalizados, de manera que pronto podríamos vernos también inmersos en esta fiebre del dinero virtual.



Avatar

Frederich E. Berges

Etiquetas