Domingo, 26 de mayo, 2019 | 1:55 am

Autoridades afirman exconvicto por narcotráfico Augusto Falcón salió del país

Augusto Willie Falcón
Augusto Willie Falcón


SANTO DOMINGO.- La Procuraduría General de la República (PGR), el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Interior y Policía, y la Policía Nacional, mediante una declaración conjunta, informaron que el exconvicto por narcotráfico y lavado de dinero, el cubano Augusto Falcón, quien se encontraba en el país de manera transitoria, ya salió de la República Dominicana.

A través de un comunicado, las autoridades comunicaron que por razones de seguridad, no se ofrecerán los detalles de su lugar de destino.

El pasado mes de noviembre el Gobierno aceptó recibir al cubano que cumplió 20 años de prisión tras propiciar, junto a varios socios, la mayor ola de violencia en la historia de la ciudad de Miami.

Augusto “Willie” Falcón llegó al país por medio de una negociación entre el gobierno estadounidense y el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI).

Falcón, de 62 años, quien lideró junto a su hermano Gustavo Falcón y su socio Sal Magluta la estructura criminal conocida como los “Cowboys de la cocaína” en el sur de la Florida, fue acusado por el gobierno de Estados Unidos de construir un próspero imperio del narcotráfico para servir a los carteles colombianos de Medellín y Cali, en medio de una época de gran violencia que tuvo como escenario sangriento las calles de Miami.

En 1991 Falcón y Magluta fueron encausados, junto a unos doce cómplices, de conspirar para importar y distribuir 75 toneladas de cocaína valoradas en US$2,000 millones desde 1978.

Gustavo escapó antes de que la justicia norteamericana actuase contra ellos y estuvo prófugo durante 26 años, hasta que en 2017 fue localizado y detenido. Un juez lo sentenció el 25 de abril a once años de cárcel.

En 1996, Falcón y Magluta fueron absueltos por un jurado, sin embargo las autoridades descubrieron que lo sobornaron.

Finalmente, Augusto Falcón llegó a un acuerdo con la Fiscalía y fue sentenciado a 20 años de cárcel, mientras que Magluta recibió una condena de 205 años de cárcel, la cual fue reducida a 195 años.

Fruto de la guerra desatada por los “Cowboys de la cocaína”, en 1980, Miami tuvo un récord de 573 asesinatos, mientras en los primeros siete meses, y diez del año siguiente, el recuento de homicidios fue de 296. Al finalizar ese año el número había aumentado a 621.